Producto de la crisis y la recesión, la firma Musimundo concretó el cierre de ocho nuevos locales en la Provincia, continuando con un proceso de reconversión que dejó ya a cientos de trabajadores en la calle desde el año pasado.

Las restricciones empresariales afectaron a sucursales ubicadas en los distritos de Olavarría, Tres Arroyos, Ezeiza, Cañuelas, Marcos Paz, Quilmes, Monte Grande, Marcos Paz y Necochea.

La empresa argumento una abrupta caída en las ventas, a raíz de la crisis económica, mientras que los sindicatos aseguran que la lista de locales que bajarían la persiana podría extenderse hasta los 30.

Musimundo cerró, a principios de mayo de 2018, varios locales en Chivilcoy, Pehuajó y Bragado, a los que siguieron otros comercios en Mercedes, Saladillo, Trenque Lauquen y, a finales de ese mismo año, en Luján.

En la medida de estas últimas horas, los trabajadores aseguraron que no fueron comunicados de la decisión empresarial, y que se encontraron con un cartel en la puerta al momento de llegar a su trabajo. «Les hicieron firmar una nota que dice que les van a mandar carta documento, nada más que eso», aseguraron.

AgenHoy Digital