El edificio de Tacuarí 1846, donde funciona la redacción del diario Clarín, apareció esta mañana vallado y rodeado de personal policial. Había listados que determinaban quién podía entrar y quién se encontraba entre los despedidos, que serían 56, tanto en el diario como en la publicación deportiva Olé. Los delegados convocan a una concentración para este mediodía.

“Primera Mañana”, dialogó Francisco Rabini, periodista en el diario Clarín, delegado en AGEA y dirigente del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), para conocer de primera mano la situación que atraviesan  los trabajadores de prensa

“La empresa siempre aduce que sobra gente, habla de la crisis económica, de la crisis del periodismo y que se agravo con la situación actual del país, que hace que haya caído la publicidad”, indicó el trabajador.

En referencia a los despidos en concreto, Rabini señaló: “nos sorprendió”. Y agregó: “Principalmente porque la semana pasada convocaron una reunión en el auditorio, en la que anunciaron que iban a obligar a que todos los redactores trabajen una hora más, con lo cual no entendemos si necesitan que trabajemos más horas es porque sobra el trabajo y ahora con los despidos, parece  que  lo que sobran son los trabajadores, una cosa entra en conflicto con la otra”, explicó.

En cuanto a los pasos a seguir luego del conocimiento de la medida que tomó la  empresa, el trabajador de prensa aseveró: “Primero lo que vamos a buscar es abrir una mesa de negociación y para eso es necesario la presión mediante medidas de fuerza que es lo que vamos a refrendar ahora en la asamblea”.

“Hay voluntad de dialogar, pero no de ceder en nada su medida”, puntualizó Rabini.

NG