Desopilante… En el maravilloso mundo del presidente Mauricio Macri, su contundente derrota electoral intranquilizó a los mercados, hizo disparar al dólar, reflejó la “bronca” de una franja de la población que tendrá tiempo hasta octubre para replantearse el voto, ubicó a “7 millones y medio” de argentinos en un plano superior por haber reconocido el “cambio” en marcha, es la demostración de que al “kirchnerismo” no lo quieren en el mundo y que esta fuerza debería hacer una “autocrítica”.

Memoriosos, analistas internacionales y periodistas con más de 4 décadas de profesión a cuestas coinciden en afirmar que “nunca” vieron “algo igual” después de una paliza electoral que a todas luces dejó al gobierno al borde del nocaut.

Macri brindó en la Casa Rosada una conferencia de prensa secundado por su compañero de fórmula, Miguel Angel Pichetto, quien ofició de intérprete y apuntador de presuntas frases e ideas superadoras.

“El presidente está en control”, llegó a decir con soltura Pichetto, entendiendo que era necesario aclararlo en medio de una jornada recalentada de incertidumbre por la sensación dominante de que el barco gubernamental estaba al garete.

Macri atribuyó la incertidumbre generalizada no al tsunami de votos que le cayó encima, sino a la “incertidumbre política” provocada por el triundo en las PASO de la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández. 

Y llegó a pedirle al espacio Frente de Todos, al que tilda con desprecio de “kirchnerismo”, que “tienen que hacer una autocrítica”Notable.

Bien podría deducirse que el presidente piensa también algo así como “vos que te equivocaste en las PASO, que por bronca quebraste tu vocación de cambio, que rechazás al populismo, que no te gustan los planes sociales, que sos una persona de bien, tenés la chance ahora de corregir tu error y votarme en octubre”.

Sobre esta base, Macri y Pichetto pueden lucir demacrados como se los vio en la ronda de prensa, pero aprietan el acelerador a fondo al estilo de Rápidos y Furiosos, con la diferencia que no se trata de una película de acción, sino de un país que viene en picada desde casi 4 años.

Alejandro Delgado Morales.

AgenHoy Digital