Ni Tinelli se salvó del súper banquete millonario del catering del Clan Medina

Compartir

Por Jorge Joury| Lo único que le faltó al Pata Medina en su reinado de actitudes delirantes, fue aparecer frente a la pantalla de un televisor y decir: ¡Música maestro, vamos!. Sin embargo, se dio el lujo de hacerse cargo con su empresa Abril, del cátering de apertura en la nueva temporada de ShowMatch, el programa de Marcelo Tinelli. Pero hoy la realidad es otra y por donde la Justicia pasa el escaner, lo más oscuro sale a la superficie. A cada metro, van surgiendo indicios de lavado y blanqueo, además de cifras millonarias que tal vez justifiquen porqué la familia tenía en su casa de Punta Lara, tres máquinas de contar dinero. “Se movían a la manera de una asociación ilícita y por lo que se vé, la plata fluía como un torrente”. Así lo reveló una fuente allegada a la investigación que empezó a recorrer la gruesa epidermis del Clan Medina. El informante, reveló que las transacciones en la última década de la empresa de viandas, serían por más de mil millones de pesos. Esa ingeniería financiera se reconstruyó a través del relato de empresarios, veedores judiciales y documentos comerciales que fueron acercados a la causa.

La detención del ex titular de la UOCRA, es una de las fotos más celebradas por el Gobierno, justo en momentos en que se conoció una encuesta de la Universidad Abierta Interamericana (UAI) que coloca a los sindicatos como la institución menos confiable para los argentinos. Lo que se comenta en fuentes cercanas a la Casa Rosada, es que el mani pulite no termina con el “Patagate”.

Después de la renuncia de la cúpula de la Uocra Bahía Blanca, que operaba con el mismo modus operandi que los Medina, ahora el Gobierno iría por las cabezas de Juan “El Lagarto” Olmedo, otro de los pesados de ese gremio de la zona de Quilmes y Florencio Varela y de Walter “El Lobo” Leguizamón, de la seccional Lomas de Zamora. Este último, se encuentra prófugo de la justicia y es intensamente buscado por imputaciones muy graves como la de homicidios.

LA DANZA DE LOS TETRABRIK

Cuando la intervención a la UOCRA platense se desembarcó en la sede de 44 entre 4 y 5, aparecieron bochornosas postales para el asombro. Por ejemplo, las autoridades se toparon con tambores cortados por la mitad que servían como escudos para un eventual enfrentamiento con fuerzas policiales, palas, bombos y redoblantes, máscaras antigases, un salón de peluquería, televisores y electrodomésticos varios, además de bolsones de alimentos, ropas y cientos de cajas de vino en el popular envase tetrabrik de una conocida marca, que según se dijo eran repartidos durante las manifestaciones “para estimular a los muchachos”.

Aunque se parezca el argumento de una película de terror, las que relatamos, son secuencias de una realidad dramática, donde la prepotencia de un dirigente gremial mantuvo de rehén a una ciudad durante 20 años. A esta altura de la investigación, se habría establecido que el Clan Medina contaba con varias vías de recaudación ilegal. Tienen que ver con la extorsión a las empresas en diversas formas. Al parecer, la idea era obtener dinero que luego se blanqueaba a través de distintos mecanismos. El de los catering, es el más voluminoso en movimiento. La estrella del negocio era Abril y había además otras dos firmas para blanquear: El Rey del Cielo SA y Mejor que en Casa SRL.

LA VACA LECHERA DEL CLAN

Por lo que se ha podido reconstruir, Abril Catering fue gestaba en 2006 en Punta Lara, donde vivían los Medina. Se inscribió a nombre de Horacio Juan Homs y Liliana Beatriz Frontán, hoy prófuga de la justicia. Con la bendición del Clan Medina, pasaron de una incipiente firma, a convertirse en otra de envergadura con una plantilla de 150 empleados y varias sucursales. Su capital societario pasó así de $ 50 mil en 2006 a $ 5 millones en 2015. En los últimos diez años, la proveedora de viandas habría movido unos $ 1.000 millones a través de sus cuentas bancarias.

En 2016, Abril facturó a las empresas constructoras más de $ 18,4 millones en viandas de comida. En 2017, casi $ 20 millones, también en viandas. Pero movió mucho más dinero del que facturó. Por ejemplo, en 2016, sus cuentas bancarias registraron movimientos de más de $ 270 millones. En lo que va de 2017, recibió unos $ 220 millones. Es decir que entraba mucho más dinero del que facturaba., señalaron fuentes confiables.
Entre los clientes de Abril Catering, hay decenas de compañías, desde constructoras pymes hasta multinacionales, pero YPF era la vaca lechera, ya que todas las empresas que operaban en su refinería de La Plata contrataban a Abril. Se mencionan al respecto algunos ejemplos como Techint, Contreras Hermanos, BTU, Esuco, Skanska y Panedile.

También se supo que con el paso del tiempo, Abril logró extender su radio de acción. Techint por ejemplo, la contrató para las obras en la línea H del subte, en Capital Federal. También facturaron a organismos oficiales como el Ministerio de Educación (en 2017), la Universidad Nacional de La Plata y la Organización de Estados Iberoamericanos.

LA VIDA DE LUJOS DEL HIJASTRO RECAUDADOR

Los nexos entre Abril y los Medina van más allá de la extorsión. Varios de los automóviles del Pata y su esposa, Fabiola García, están a nombre de Abril. Incluso compartían cédula azul con Homs, la cara visible de la compañía.

Para la Justicia no caben dudas que Homs era el testaferro de Medina. Por estas horas, son cuatro los detenidos en la causa federal, acusados de liderar una banda que extorsionaba a empresas. En esa situación están el propio Medina, su hijo Cristian “Puli” Medina y su cuñado David García. Hay, además, otros detenidos en la causa provincial por lavado de dinero.
Algunas de las grandes empresas que están mencionadas de pagar servicios de catering a Abril son Techint, Contreras Hermanos, BTU, Esuco, Skanska y Panedile. A esto, se sumaba otro método de supuesta extorsión y blanqueo de dinero ilícito.
Uno de los señalados en las maniobras ilícitas es Agustín Facundo Medina, de 27 años, hijastro del Pata. Es hijo de Fabiola García, actual esposa del líder sindical, y adoptó el apellido Medina porque el líder sindical “era su ídolo”. En los últimos siete años habría percibido salarios por $ 2,6 millones de distintas constructoras y contratistas de YPF en la refinería de La Plata, como la brasileña Odebrecht, hoy investigada por irregularidades en licitaciones y pago de sobornos.

El hijastro del ex mandamás de la UOCRA, manejaba un Audi A5. Su esposa, Lara Muñoz, tiene un Peugeot 208 y una supuesta empresa de catering, Rey del Cielo SA, ideada según la investigación del juez federal de Quilmes, Luis Armella, para blanquear millones de origen ilícito.

TAMBIEN CON LA MARCA DE ODEBRECHT

Fuentes allegadas a la investigación revelaron que uno de los mecanismos de extorsión de los Medina para que los contratistas pudieran trabajar en YPF, era exigir a las empresas la contratación del entorno familiar y de afiliados. De esa manera, todos oficiaban de ñoquis y nunca iban a trabajar.

El mismo informante añadió, que si una obra requería un plantel de diez obreros, Uocra La Plata exigía la contratación de otros diez que estuvieran afiliados al grupo de los Medina. “Estos siempre debían percibir sueldos altos. Así que exigían que figuraran como veedores o personal especializado”. Así, recaudaban una suma fija por mes en cada obra y la blanqueaban en forma de salarios. El mecanismo se repetía, empresa por empresa, en todo el territorio de La Plata, “sin excepción”, sostienen hoy en las cámaras empresariales que pasado el terror se animan a hablar.

Mediante ese mecanismo, según una investigación del diario Perfil, el hijastro del Pata Medina habría percibido de Odebrecht $ 1,3 millones mientras duró la obra de la brasileña en la refinería de YPF en Ensenada. Allí, la constructora realizó la unidad de reformado catalítico continuo y otras mejoras.

De acuerdo con Odebrecht, Agustín Medina “trabajó en la empresa como oficial especializado –maquinista–, y era uno de los diez delegados sindicales indicados por el gremio para el proyecto. El sueldo y la indemnización fueron acordes a su categoría establecida en el convenio gremial, el acta acuerdo vigente y el establecido en la ley laboral. La desvinculación fue por la finalización del proyecto”.

Tras su salida de la firma, Medina siguió cobrando de otras contratistas de YPF: Zarlass Sa (metalúrgica), Tekoa (de montaje industrial), Tergen Sa (constructora) y Global Tecno SA (arquitectura e ingeniería). Entre 2015 y lo que va de 2017, percibió otros $ 1,3 millones.

“LA DUEÑA” TAMBIÉN TENIA SU QUINTA

Otra empleada vip de las contratistas de YPF es la madre de Agustín, Fabiola García, esposa del Pata, conocida por el mote de “La dueña”, mujer de acción, de personalidad taimada y prepotente. En los últimos tres años estuvo empleada en varias empresas de la construcción. Además, se estableció que era empleada pública en la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense. En abril fue contratada por Contreras Hermanos, una de las mayores constructoras del país, investigada, al igual que Odebrecht, por el caso Lava Jato.

Voceros de Contreras dijeron que la mujer del Pata Medina “estaba incorporada de manera eventual para el proyecto como veedora del cumplimiento de las condiciones laborales por parte del sindicato. Este era un requerimiento excluyente del sindicato para operar en la zona Destilería”. La hija de Fabiola, Marianela Luján Pagnoli, también es una trabajadora vip de la construcción. Pero en realidad, es socia de su cuñada en Rey del Cielo SA. Al igual que su madre, figuraba trabajando para Contreras Hermanos. Con anterioridad, cobró sueldos de otras contratistas de YPF. Ambas fueron desvinculadas tras su detención esta semana.

La causa Medina desnuda situaciones de obscenidad. Hay quienes sostienen que recién es el comienzo de la historiae y vendrán nuevos capítulos para el asombro. Lo importante, es que la Justicia llegue hasta el fondo y en el debido proceso y con todas las garantías, se establezcan las penas que marque la ley con todo su rigor. Será la única garantía de que otra mafia a futuro no venga a ocupar el lugar que quedó vacante.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com. Quienes quieran consultar sus publicaciones, pueden dirigirse al blogs: Jorge Joury De Tapas.

Compartir

Comentarios