El economista Carlos Melconian señaló que «ningún gobierno ganó una elección en una economía como esta». Para el ex presidente del Banco Nación, 2019 tiene sus propias dificultades en el frente interno ya que aseguró que la economía no llegará a las elecciones con un «crecimiento exuberante» ni nada que se le parezca. En el análisis sectorial consideró que solo el campo «si el tiempo acompaña» podrá tener un crecimiento en forma de «V», mientras que para el resto de la economía que -representa el 85% del PBI- tendrá forma de «L».


«Este no es un programa para reactivar la economía, sino para apagar el incendio», dijo el economista y consultor que,con su habitual tono fluctuante entre el rigor técnico y el vocabulario campechano y futbolístico, trazó un bosquejo de la actualidad argentina desde el momento en el que salieron los mercados y entró el FMI, el «único bombero de emergencia que tiene agua cuando los mercados se están prendiendo fuego».
Melconian consideró a que la política que lleva a adelante el equipo económico de Macri «no le da el piné» para llamarse programa, sino que se trata de la «antigua, rústica y tosca» receta del FMI de la cual el Fondo se hizo cargo de la política monetaria, cambiaria y fiscal y a los funcionarios solo les quedó encargarse de los «aspecto comunicativo». A la vez que reiteró que el presidente actuó «rápido de reflejos» al ir al Fondo porque era la única fuente de liquidez tras el cierre de los mercados para los emergentes en general y la Argentina en particular.
Para Melconian, la sociedad argentina es «muy peculiar» ya que tiene «un tercio antiperonista que no los quiere ver volver, un tercio anti Martínez de Hoz-Menem-Macri anti neoliberales y un 20% caliente que no se sabe qué quiere» y los focus groups de Durán Barba no han conducido a nada por mucho que les hayan tirado el anzuelo. «Ese 20% caliente se levanta la mañana de ese domingo, entre al cuarto oscuro, mira lo que hay y ahí decide», parodió describiendo la mayor apuesta del asesor ecuatoriano en este momento ante la incapacidad de atraer a ese votante. Sea quien sea, en 2022 y 2023 va a tener que enfrentar devoluciones de capital de 40.000 millones de dólares y 33.600 millones de dólares, de acuerdo a las gráficas que expuso Melconian. «Quisiera saber quién va a gobernar la Argentina porque tenemos que empezar a hablar de este balurdo», dijo y volvió sobre un concepto que varias veces asomó en su exposición: la renegociación de la deuda.
«Los malos van a querer hablar con el Fondo para reestructurar. Los buenos vamos a tener que hablar con el Fondo para agarrar la manija de la política económica. Si no, va a ser la paz de los cementerios», sostuvo en un comienzo. «El 10 de diciembre creo que todos van a querer reconsiderar el acuerdo; Macri también», finalizó.

NG