Crear rutinas, bajar la ansiedad, buscar el equilibrio ante la situación de encierro como medida para prevenir la proliferación del coronavirus, son los consejos de la Licenciada en Psicología Mirta Carballo. En diálogo con la 97.7, aconsejó sobre todo «no perder el optimismo».

Se explayó sobre lo que provoca el aislamiento: miedo al contagio, aumento de la ansiedad, es decir, nos viene a sumar un problema psicológico. La alteración de los hábitos, sobre todo con los chicos que no van a la escuela. No hay cines, parques, nada, lo que suma miedo, inestabilidad financiera y emocional».

Y ante eso nos preguntamos ¿qué hacer a nivel personal? «Es un buen momento para conectarse con uno mismo», aconseja la profesional. «Ver qué sensaciones le está produciendo el aislamiento para mantener las emociones en equilibrio, esto de sobreinformarse escuchando un montón de campanas que lo único que hacen es aumentar el miedo, que es más contagioso que la peste misma. Hay que meditar, relajarse con ejercicios para que no suba la ansiedad».

Mirta Carballo explicó también que «a nivel familiar hay que organizar rutinas, sobre todo con los chicos. Los docentes están dando clases virtuales. Yo doy clases en la secundaria, en mi horario estuve poniendo actividades porque no había nadie conectado. Por eso es importante mantener la rutina, respetar los espacios comunes porque ahora tenemos que estar todos juntos, tenemos que acomodar pautas nuevas para no tener conflictos familiares».

Advirtió también que «hay gente que todavía no es consciente, que lo toma como si fueran vacaciones. Pero tiene que haber un equilibrio entre eso y el exceso de preocupación. Si estoy todo el día pensando en el virus soy más propensa a nivel inmunológico a que me pase algo».

Y sobre todo remarcó que «hay que mantener el optimismo. En “El hombre en busca del sentido”, Viktor Frankl  habla de cómo logró sobrevivir en los campos de concentración enfocándose justamente en tratar de no perder el optimismo, y en saber que aunque lo despojen de todo, seguía siendo él, porque de eso no te puede despojar nadie».

Y también explicó que es un buen momento para «empezar a hacer cosas que hace un montón teníamos pendientes, jardinería, costura. No hay que desesperarse ni tampoco tomarlo como si estuviéramos de vacaciones», insistió.

Escuchá la nota completa acá.

Liliana Lopez