Trabajadores de las fábricas Canale, Cresta Roja y Siam confluyeron en una manifestación realizada en Puente La Noria para reclamar por las problemáticas que están atravesando en sus respectivos espacios laborales a raíz de la crisis económica. “Adherimos totalmente al paro de hoy porque creemos que no se ha sido contundente con este Gobierno, que ya demostró que esto es una cuestión de odio de clase”, apuntó Nicolás Macchi trabajador en conflicto y delegado de la fábrica Canale de Llavallol.


En diciembre del año pasado, los trabajadores de Canale conformaron la Cooperativa de Trabajo Metalúrgica de Llavallol (COTRAMELL) como el primer paso para recuperar sus puestos de trabajo, luego de que la fábrica cerrara sus puertas en octubre del mismo año y dejara a los trabajadores y a sus familias sin un salario.


El conflicto fue elevado en diciembre al juzgado Comercial de Catamarca para que el juez decrete el quiebre de la fábrica, fallo que hasta la actualidad aún no fue dictado. “Nosotros seguimos en conflicto, nuestra situación aún no se termina de resolver así que con nuestros compañeros creímos que era necesario volver a mostrarnos y volver a salir a la calle y entendimos que esta era una gran oportunidad”, remarcó el delegado Macchi.


Cresta Roja, en tanto, la empresa entró en conflicto en 2015 cuando los empleados comenzaron a reclamar por despidos y falta de pagos de los salarios. En 2018 parecía que el conflicto encontraba su fin cuando la empresa Tres Arroyos compró la avícola, pero los trabajadores rechazaron la propuesta que recibieron por parte de los nuevos dueños ya que establecía que la planta funcionaría con apenas 225 operarios, mientras que 115 quedarían afuera durante un año.


Hoy, el conflicto continúa porque aún no se ha efectivizado la reincorporación de los trabajadores despedidos, por esa razón fueron parte de la manifestación.


El conflicto en la fábrica SIAM comenzó a mediados del 2018 cuando trabajadores de la planta de Avellaneda manifestaron que se quedaron sin trabajo tras denunciar que la multinacional Newsan estaba “llevando adelante un plan de ajuste con suspensiones y reducción de gran parte del salarios”. Siguen reclamando la reincorporación de los obreros despedidos.

Carolina Bisgarra