*Por Jorge Joury

«De ninguna manera habrá Plan V. El Presidente jugará sus fichas a todo o nada». Así lo definió una importante espada macrista. La misma fuente aclaró que «Vidal es Macri. Y si ella quisiera ser candidata a la Presidencia, debería hacer todo lo contrario, es decir, lo que no hizo Scioli con Cristina, lo cual es imposible», añadió el vocero, con la idea de barrer con las especulaciones electorales de los últimos días.

Aunque el Gobierno respiró aliviado por el resultado de la elección en Neuquén, hay un mensaje común para Macri y Cristina: la polarización no es inexorable y a ocho meses de las elecciones no es impensable que alguno de ellos pueda ser víctimas de este mismo proceso, como le pasó a Cambiemos en la provincia del sur, si finalmente el «tercer espacio» se organiza y logra llegar a la segunda vuelta.

La visita del Presidente este lunes a La Plata y sumarlo a la reunión del gabinete, es una muestra palpable que la receta de Cambiemos es pegar a Macri a Vidal para fortalecerlo con la luz propia de una candidata que por estas horas le saca diez puntos de ventaja en intención de voto.

Durante la reunión en la gobernación, el jefe de Estado utilizó la misma energía que empleó durante su discurso en el Congreso de la Nación y ratificó ante sus jugadores que: » hoy este es el único camino posible, sin atajos. Argentina está recuperándose”. En un mensaje tendiente a zamarrear a su tropa y levantarle el ánimo frente al rumor de «brazos caídos» dentro del oficialismo de cara a la campaña, convocó a “dar con todas las energías la madre de todas las batallas en la Provincia, para sostener el proyecto».

Y para que quede en claro quién será su as de espadas durante la complicada travesía, señaló: » que suerte que pueden tener a María Eugenia”. La prédica del Presidente giró en torno a la premisa de “cuidar a Vidal”, una consigna ambigua que se presta a distintas lecturas. Lo que fue muy claro es que Macri subrayó que irá por la reelección y que en ese esquema la Gobernadora hará lo propio.

Al igual que en la campaña electoral de 2017, cuando la cara visible de Cambiemos fue la gobernadora Vidal, Macri recorrerá la Provincia acompañado por la mandataria bonaerense. Ya hubo varias señales de esa estrategia: desde principios de años, todas las actividades oficiales mostraron al presidente y la gobernadora juntos.

El escenario que se abre de cara a las elecciones de este año es si Vidal logrará diluir la imagen negativa del presidente, o si sucede al revés, y termina arrastrada por el rechazo de un sector importante de la sociedad hacia el Jefe de Estado.

Hay un dato a tener en cuenta, en los últimos veinte años, es la primera vez que un presidente asiste a un encuentro de gabinete en La Plata.

Además, el esquema de Gobierno de la provincia de Buenos Aires es una mixtura de macristas y peronistas, a diferencia del staff ministerial que encabeza Marcos Peña. Con Joaquín de la Torre como ministro de Gobierno y Cristian Ritondo timoneando la cartera de Seguridad, la gobernadora asimiló a un sector del PJ y del massismo en su administración. Para los observadores, la fusión Macri-Vidal es un mensaje a la política. Y un tiro por elevación a la inestable UCR de Alfredo Cornejo y la ruptura de Cambiemos en Córdoba. Se dejó en claro que el Presidente y la Gobernadora son el mismo proyecto, con continuidad. La alegoría política se ensayó el jueves pasado en Parque Patricios cuando Horacio Rodríguez Larreta ofició de anfitrión del jefe de Estado en su primera aparición pública tras la muerte de su padre Franco Macri. Desde la Ciudad de Buenos Aires y la provincia, apoyan el proyecto de reelección, pero advierten que la prioridad es la continuidad de Cambiemos en el poder, más allá de los nombres.

Tanto Vidal  como Larreta saben que no pueden aspirar a un crecimiento político más allá de 2019 si el oficialismo pierde la presidencial. La misma inquietud perturba a los intendentes de Cambiemos. Ese es el próximo paso de Macri, que recibirá a los 69 jefes comunales bonaerenses el próximo jueves en la residencia de Olivos. Allí volverá a mostrarse con Vidal. Los alcaldes llegarán liderados por Jorge Macri, el alcalde de Vicente López, como jefe de la primera sección y por Néstor Grindetti el timonel de Lanús, a cargo de la tercera. Las encuestas que manejan los jefes territoriales exhiben a Macri al menos 10 puntos en intención de voto por abajo de Vidal. Si la situación no se revierte y los indicadores macroeconómicos no reaccionan, la boleta de Cambiemos podría volverse un salvavidas de plomo en el conurbano bonaerense. La campaña se nacionalizó en los municipios. Los vecinos ya no reclaman por alumbrado, barrido y limpieza, sino por la suba de precios y la caída del consumo. Pero los intendentes tienen sus propias urgencias. El Presidente viene de reprocharles el cobro de “impuestos distorsivos” en los municipios y advirtió que “cada tasita” hace a las empresas menos competitivas.

Para apuntalar el Operativo Reelección, el gobierno anunció que invertirá 5.197 millones de pesos en obras viales comprendidas en el Plan de Pavimentación en el Gran Buenos Aires. La estrategia de lanzar kilómetros de asfalto en la previa a una elección se implementa desde hace décadas en el país y en este caso persigue el objetivo de lograr que el Presidente suba cinco puntos en las encuestas.

Tiene que ver con que los sondeos que maneja el gobierno indican que la caída de la imagen de Macri viene arrastrando a María Eugenia Vidal en la provincia. Desde La Plata ya no ocultan ya su preocupación por perder la provincia más importante del país en términos electorales. Frente a este escenario, en la Rosada esperan que más de 5.000 millones en asfalto electoral levanten la imagen del Presidente.

Otra de las movidas del oficialismo es sumar un conjunto de medidas de financiamiento por más de $ 100.000 millones para impulsar el desarrollo de las pymes con tasas del 25% al 29%. El anuncio formal lo hizo hace días el Presidente desde Santa Fe. El objetivo es levantar la situación de las pymes, cuya crisis impacta en miles de trabajadores del Conurbano. A eso se suman los créditos Argenta para jubilados y pensionados vía Anses. Se trata de una línea de préstamos de hasta $80.000 destinada a adultos mayores que cobren una jubilación o una pensión.

En ese esquema es clave la presencia de Carolina Stanley visitando puntos del Conurbano donde el Presidente tiene dificultades para recorrer. La ministra de Desarrollo Social es una figura central en el gobierno y en los últimos días encaró una serie de recorridas por La Matanza, Moreno y Florencio Varela que alimentaron especulaciones sobre su candidatura. Esa recorrida de Vidal y Stanley no es ajena a la crisis que escala en Cambiemos de cara a la elección.

En esa dirección, una encuesta de Management & Fit que refleja el escenario en Hurlingham, un punto del Conurbano donde la opinión pública no suele castigar a Cambiemos. Allí, el 60,9% desaprueba la gestión del Presidente y un 54,4% desaprueba la gestión de Vidal en la provincia. En tanto, la gestión del intendente Juan Zabaleta invierte los porcentajes y quienes aprueban (57,%) se imponen a quienes despabrueban (31,2%).

En tanto, Cristina Kirchner cosecha un 38,3% de intención de votos y Macri un 25,3%. Más abajo aparece Sergio Massa con 7%. En cuanto a la categoría para el gobierno de la provincia, Vidal se impone con el 34% y Axel Kicillof queda segundo con 30%.

Además, existen dos sondeos de opinión en donde se refleja que Macri cae en un ballotage frente a Cristina Kirchner. Una de las mediciones fue realizada por Hugo Haime & Asociados y la otra por Query Argentina / M&R Asociados. En el primer estudio, Haime evalúa cuatro escenarios de ballotage donde se registra una fuerte tendencia al cambio de gobierno.

La ex presidenta le saca 12 puntos a Macri en caso de una segunda vuelta (51% a 39%). En el caso de Sergio Massa, la diferencia es aún mayor toda vez que el líder del Frente Renovador alcanzaría el 55% y Macri el 32%.

En tanto, Roberto Lavagna también se impondría con el 50% mientras que el Presidente alcanzaría el 34%. Por último, el salteño Juan Manuel Urtubey lograría 49% mientras que Macri rondaría el 33%.

El trabajo de Query presenta distintos escenarios electorales en los que Macri también cae frente a Cristina y el Peronismo Federal. La excepción es uno de los escenarios en donde Vidal se impone al peronismo unificado. Por el momento, todas son especulaciones y los escenarios son cambiantes, aunque en la economía el Gobierno aglutina la mayoría de los rechazos.Habrá que ver qué jugadores pondrá en su momento la oposición en la cancha y si juega o no Cristina. Por las dudas, la Casa Rosada ya puso primera en una sola dirección.

 

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com. Si querés consultar su blogs, podés dirigirte al sitio: Jorge Joury De Tapas.

 

Emmanuel Angelozzi