* Por Agustina Paredes.

Y mirando hacia atrás me di cuenta de que tengo varios nombres que duelen.
Nombres que deben variar, pero que nos duelen a todas.
Nombres que me lastimaron, me tocaron, me rajaron la piel. Pero no me rompieron. No nos rompen.
Quiero que sepas que estoy acá, que yo también tengo pedazos de mi historia que duelen y dan bronca, que yo también quiero romper, quemar, tirar todo cuando veo una muerta más. Que a mi también se me achica el corazón cuando escucho la palabra «abuso», «violación». Que también lloro cuando me surgen recuerdos. Que quiero abrazar fuerte porque sanamos, que quiero reír cuando transpiramos amor, sororidad.
Que en ellas estoy yo y yo estoy en ellas.
Tenes mis oídos y mis brazos para confiarme lo que sea.
Porque yo también tengo historia que duele.
Y yo también quiero que todo sea mejor.
Seas quien seas te abrazo.
Me abrazo.

 

LF