Pasajeros de una pesadilla verde

Compartir

*Por Jorge Joury

La crisis económica ha convertido a gran parte de los argentinos en rehenes de las pizarras de las casas de cambio y de los arbolitos. Con el dólar por momentos rompiendo la barrera de los 40 pesos, la incertidumbre no tiene techo, aunque se prometa poner en marcha nuevas medidas el próximo lunes. Ya nadie se come el “estamos trabajando y creemos que vamos por el buen camino”. Es difícil aventurar un pronóstico de como termina este viaje que nos está llevando hacia el fondo del abismo. Tampoco el costo que tendrá en nuestros bolsillos. Para graficarlo, la Argentina es hoy algo parecido a un auto que se está quedando sin nafta. El motor empieza a fallar y está cerca de paralizarse. Hay que buscar rápido una gasolinera y llenar el tanque. El problema es que no alcanza el dinero y nadie nos quiere prestar. Entonces, sin tanque lleno, el próximo recorrido será corto y así y así… la secuencia se irá repitiendo. El gobierno que hasta hace unos meses pensaba en una reelección, se está quedando sin sostén. Los mercados lo están obligando a deambular groggy sobre el ring esperando que suene la campana.Es la síntesis de la desconfianza que existe sobre la hoja de ruta que maneja el endeble equipo económico. El momento está lejos de parecerse al 2001, aunque aún no se termina de despejar la amenaza del fantasma del default que algunos agitan. Ni siquiera se podría apelar al manotazo de quien le acerque un plan económico de alternativa. Sencillamente, porque difícilmente el Fondo Monetario aceptaría en estos momentos que se salga de las recetas recesivas que ha impuesto para desembolsar el préstamo de 50 mil millones de dólares que Cambiemos necesita para llegar al 2019.¿Y después?. Muchos se preguntan como sigue la película. Estamos frente a un país jaqueado por los mercados. Esa postal por estas horas recorre la geografía de los medios más importantes del mundo. Por ejemplo, desde la BBC de Londres, el Financial Times, y hasta la propia CNN, por citar algunos puntos de referencia, citan con asombro y preocupación la situación que se vive.
La batería de títulos va desde :”Inestabilidad”, “devaluación”, “desplomar”, “desconfianza”, “disparada”, “incertidumbre financiera”,”profunda crisis”. Son algunos de los calificativos más utilizados por diferentes expertos de economía de los medios más relevantes a nivel global.
En la BBC, por ejemplo, titularon: “Se dispara el dólar en Argentina: ¿por qué los anuncios y medidas de Macri no están dando resultados?. En esa nota subrayan que el anuncio de Macri sobre las garantías que dio el FMI no sirvió para transmitir confianza a los mercados y evitar que se desplome la moneda. El texto, es aún más apocaliptico al señalar que : “La economía se desborda… y el presidente se queda sin cartas”. Es la muestra acabada de la debilidad que se observa en lo más alto del poder. En otras palabras, observan un gobierno acorralado y advierten sobre los peligros que se ciernen sobre la gobernabilidad. Más aún, ante el recrudecimiento de la conflictividad en las calles y el recalentamiento del malhumor social.
Otros medios norteamericanos que se hicieron eco de la envergadura del panorama económico local fueron la CNN y la CNBN. El primero habla de que ” el dólar rompió su récord” y sentenció: “En un día se reflejó la inestabilidad económica de Argentina”. La CNBN, expresó en la misma dirección que “la moneda argentina se estrelló a un nivel histórico” y cuenta que el gobierno solicitó un salvavidas al FMI por estar en emergencia. “Los inversores están cada vez más preocupados de que la tercera economía más grande de América Latina podría caer en mora, mientras lucha para pagar los fuertes préstamos del gobierno”, expresan. Aunque los especialistas no utilizan la palabra default, es una posibilidad que dejan entrever entrelíneas por las reservas significativas que va perdiendo a cada día el Banco Central.
Uno de los diarios financieros por excelencia, el Financial Times, también mostró con asombro lo que sucede en el país y remarcó la suba de la tasa de interés al 60% que pone en serio riesgo a las pymes .Y además destacó: “La moneda se encuentra en un nuevo récord después de fuertes caídas a principios de la semana”.
Medios más cercanos como la agencia de noticias de América Latina y el Caribe, Nodal, también muestran una radiografía más a nivel local y la preocupación que genera esta crisis que parece ir en aumento: “Argentina: la fuerte disparada del dólar profundiza la crisis económica”, titulan. Los diarios uruguayos también dieron cuenta que el peso de ese país superó al argentino, algo que no se observaba desde la convertibilidad.
En lo que tiene que ver con el panorama local, las alarmas se dispararon en la mayoría de las industrias que dependen del precio del dólar. Sobre todo las que se manejan con importaciones,que ordenaron a sus empleados cerrar las persianas y no vender hasta nuevo aviso.
La corrida cambiaria además generó un verdadero caos en varios sectores que hoy no tienen otra opción más que guardar la mercadería y esperar a ver que pasa hasta definir sus nuevas listas de precios.
Otras alarmas sonaron en Unilever y Molinos, dos de los gigantes de los alimentos, que suspendieron las ventas hasta la semana próxima “esperando tener un panorama más claro”.En síntesis, comercios sin listas de precios, persianas bajas, cierres inesperados son algunas de las postales más comunes.
Las concesionarias de autos también han adoptado un comportamiento similar. Dos de las más importantes del país indicaron a todas sus sucursales que suspendan la venta de autos usados y 0km hasta que se estabilice el valor del dólar y pase la tormenta. Los supermercadistas también advirtieron que los mayoristas están enviando productos con un aumento superior al 10% y los estacioneros advirtieron que de seguir la escalada del dólar, en el corto plazo el litro de nafta se iría a 50 pesos. Nadie se anima a pronosticar la inflación de agosto, pero algunos hablan del 4% algo que llevaría el pronóstico anual al 40%. Lo que se dice, un golpe demoledor para los salarios y por ende, un aumento considerable de la pobreza.
Otro dato a tener en cuenta, es la posición de los industriales o el Círculo Rojo, como se lo llama desde el oficialismo. Los popes de UIA reclamaron de manera terminante un corte en la inestabilidad cambiaria para lograr “previsión” y “reglas claras” a la actividad fabril. Aclararon entre otras cosas, que la devaluación del peso frente al dólar no le agregó competitividad a la producción manufacturera local. Y fueron terminantes al señalar que “a nadie le sirve sin un plan”. Los empresarios además pidieron sortear de manera urgente los conflictos de la coyuntura para desarrollar una estrategia a largo plazo. Finalmente, en el plano institucional los rumores son caldo de cultivo para las versiones más disparatadas. En las últimas horas, en la rosca política se volvió a mencionar con insistencia la posibilidad cierta de que la Casa Rosada podría disponer un adelantamiento de las elecciones, con acuerdo de por medio con la oposición, aunque nadie se anima a ponerle título a la especie.
Macri termina una de las peores semanas de su mandato, luego que la moneda nacional se devaluara un escalofriante 7% en un puñado de horas, sin anunciar medidas, ni cambios en su equipo, ni ofrecer una explicación detallada de que es lo que está negociando con el FMI. El Presidente se niega a echar a Marcos Peña, frente a un clamor casi unánime que llega desde el nicho empresario, el peronismo y sectores del oficialismo. A esta altura está claro que la corrida ya es contra el gabinete y la falta de una respuesta política acorde a la crisis. El Gobierno se está quedando sin balas, ni plata para negociar con la oposición. En medio de este escenario, Nicolás Dujovne volvió a asegurar que “este es el único rumbo. Vamos por el buen camino”. El ministro de Hacienda informó que preparan nuevas medidas económicas. El lunes viajará a los Estados Unidos para reunirse con autoridades del Fondo Monetario Internacional. Para lograr con éxito sortear ese difícil viaje, se requiere de cintura política. Habrá que ver que tan importante es la destreza del piloto.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónico esjorgejoury@gmail.com. Si querés consultar su blogs, podés dirigirte al sitio: Jorge Joury De Tapas.

Compartir

Comentarios