La banda de los ladrones disfrazados de policías volvió a sus andanzas. Ahora, arruinaron una fiesta.

La medianoche del último sábado fue la hora pactada por los falsos policías que tienen atemorizada la zona para efectuar un nuevo atraco en la localidad de La Capilla, Florencio Varela. ¿El objetivo? Otra vez una casa quinta. Pero esta ocasión, tenía un condimento diferente: en su interior se desarrollaba una fiesta.

Los riesgos que implican reducir y controlar a una indeterminada cantidad personas que disfrutaban de una celebración, no doblegó la impunidad con los que se mueve una banda que ya habría actuado varias veces en otros puntos del territorio varelense.

Los datos que se conocieron el domingo a la mañana indican que en el cruce de la ruta 53 y avenida La Plata, en los primeros minutos del domingo, en la jurisdicción de la seccional quinta de policía, cuatro sujetos fuertemente armados y con uniforme policial asaltaron la fiesta.

Los cuatro presuntamente falsos efectivos de seguridad redujeron a todos los presentes, Luego, comenzaron a despojarlos de sus pertenencias. En esa tarea, no hirieron a nadie. Tras asegurarse que se quedaron con todo lo que se podía llevar, se dieron a la fuga.

El hecho tiene características similares a otros ocurridos en propiedades privadas de Florencio Varela, tanto en la zona rural como en la zona urbana. Siempre son entre cuatro o cinco sujetos, con armas cortas y largas y chalecos; algunas veces ingresan advirtiendo allanamientos policiales y en otras, simplemente roban.

De todas maneras, la trascendencia del incidente último, viene a alterar aún más los ánimos de la zona rural varelense, víctima de violentos y cruentos asaltos, en residencias rodeadas de quintas y que facilitan que los ladrones hagan de las suyas, casi sin ser vistos.

El hecho demandará mayor accionar de los responsables de la seccional quinta, los cuales vienen recibiendo quejas de parte de la comunidad, por los frecuentes robos de diferente modalidad: hurto, robo en vía pública, ingresos en fincas, y asaltos tipo comando.

El año no comenzó del todo bien para los responsables de seguridad de La Capilla. Entre los últimos hechos de mayor resonancia se encuentran: la detención de un hombre que circulaba armado la semana pasada, a plena luz del día; y el robo a un joven que circulaba en moto y fue abordado por cuatro sujetos, quienes, tras sacarle el rodado, le meten tres balazos en sus piernas.

Sin lugar a dudas, la zona cada vez está más caliente y los vecinos, muchos de ellos productores rurales, quieren mayor seguridad, o, al menos, alguna respuesta. Ya hay grupos vecinales que se organizan para buscar explicaciones a las autoridades.

Emmanuel Angelozzi