En lo que va del 2019, el oficialismo perdió en todas elecciones provinciales consecutivas. A saber: Río Negro, Chubut, Santa Fe, Entre Ríos, Córdoba, San Juan, La Pampa… En todos los casos, fueron derrotas muy duras, que incluyeron porcentajes muy bajos para Cambiemos.

El último caso resonante fue el de Córdoba, donde el macrismo quedó a 30 puntos del peronismo. Hay que recordar que esa provincia fue clave para el triunfo de Mauricio Macri en 2015. Ayer, Mario Negri, candidato de Casa Rosada, sacó menos del 20% y quedó a más de 30 puntos de Juan Schiaretti.

Ahora, el macrismo espera lograr un triunfo en Jujuy, de la mano del radical Gerardo Morales. Luego, le tocarán otras dos derrotas, en Misiones y La Pampa. 

Esas derrotas en cadena obligan a una pregunta en el oficialismo: ¿Puede ganar Mauricio Macri con números provinciales tan adversos? De allí, que muchos actores cercanos a Cambiemos pidan reconfigurar la alianza gubernamental e incluso lleguen a pedir otro candidato presidencial. 

LF