Militantes impidieron hoy que se realice un nuevo operativo judicial en la Fundación Madres de Plaza de Mayo, en medio de la causa por el proceso de quiebra de la entidad.

  El abogado de la sindicatura que fue al establecimiento para realizar un inventario de los bienes que hay en el lugar tuvo que retirarse custodiado por efectivos policiales, cuando se le impidió el paso, en medio de escenas de tensión.
   El operativo había sido ordenado por el juez en lo Comercial N° 13 Fernando Javier Perillo, en el marco de la causa por el proceso de quiebra que afronta la Fundación.
   El magistrado había solicitado que se allane la Casa de las Madres, ubicada sobre la avenida Hipólito Yrigoyen al 1584, en el barrio porteño de Monserrat.
   Luego de que se conociera la decisión judicial, la agrupación liderada por Hebe de Bonafini convocó a sus seguidores a “defender” la sede.
   Decenas de personas se concentraron en el lugar e impidieron que el abogado de la sindicatura, Daniel Truffat, pudiera ingresar al edificio para cumplir con la orden.
   “No me dejaron entrar, pero bueno es gente muy nerviosa que no sabe qué estamos haciendo. No nos íbamos a llevar nada”, explicó el letrado a la prensa.
   En un comunicado, Madres de Plaza de Mayo aseguró que el pedido de Perillo “carece de fundamentos legales y evidencia fines políticos”.
   Además, la entidad acusó al juez de aprobar el ingreso “por la fuerza y de manera ilegítima a la sede haciendo lugar a reclamos impartidos por el ministerio de Justicia (a cargo de Germán Garavano) por fuera de la ley y con ánimo persecutorio”.
   “Ante una nueva embestida que pretende apropiarse del archivo histórico, borrar la memoria del pueblo, de las Madres de Plaza de Mayo y de 30.000 compañeras y compañeros, convocamos a proteger un espacio que es de y para todo”, agregaron las autoridades de la organización.

LF