20/07/2017 | 11:10

Por el miedo a Cristina, el Gobierno le caranchea votos a Sergio Massa


Por el miedo a Cristina, el Gobierno le caranchea votos a Sergio Massa

*Por Jorge Joury

Aunque no lo admitan en voz alta, hace rato que al Gobierno le preocupa Sergio Massa. La razón es sencilla. Tiene que ver con que ambas fuerzas pescan votos en la misma laguna. A menos de un mes de las PASO, las primeras espadas del Presidente admiten que existe un porcentaje importante del electorado, cuya intención de voto fluctúa entre el oficialismo y el massismo. En la Casa Rosada hacen números finos y temen que parte de los potenciales votos de la Provincia de Buenos Aires para Esteban Bullrrich y Gladys González, terminen yendo para el embudo de Massa-Stolbizer. En ese caso, podrían colocar en el primer lugar a Cristina Kirchner y Jorge Taiana. Un ejemplo de tal escenario, lo marca una de las encuestas conocidas en las últimas horas. Pertenece a Raúl Aragón, sobre una muestra de 1800 casos. Allí, Unidad Ciudadana lidera con 32 ó 33 puntos y atrás viene el tándem Sergio Massa-Margarita Stolbzer, con 26. En tercer lugar aparece el candidato de Cambiemos, Esteban Bullrich, con entre 21 y 23 puntos. Esta ecuación confirmaría lo que venimos sosteniendo desde esta columna hace tiempo, es decir, que se trataría de una elección de tercios y no polarizada, como marcan otros encuestadores y pretendía vender el macrismo.
EL VOTO NECESIDAD
Aragón sostiene que en estas legislativas “se vota desde la necesidad, desde el deseo o desde la demanda. Desde la necesidad, vota el que no tiene para comer. El que vota desde la demanda, es el que tiene la tranquilidad de llegar a fin de mes pero que demanda más transparencia. El voto del deseo es el que vota por un futuro mejor”.
Este escenario le pone los pelos de punta al Gobierno. Si bien las denuncias de corrupción afectan en forma negativa el potencial crecimiento de CFK, los vientos de Comodoro Py parecen no espantar a la mayoría de sus seguidores. La apoyan, porque sienten que “con ella estaban mejor y tenían un peso en el bolsillo”.
En el oficialismo, en cambio sostienen que la ex presidenta hizo techo y mucho más de ese porcentaje no podrá crecer en intención de voto. Hay un dato a tener en cuenta. Hace apenas 18 meses, siete de cada diez argentinos apoyaban a Macri. La confianza en su Gobierno, medida por la confiable Universidad Di Tella, era mayor aún que la depositada en el de Cristina en las semanas previas al 54 por ciento. Ahora, el candidato del Presidente, Esteban Bulllrich, tiene dificultades para vencer a CFK en la provincia de Buenos Aires. El contraste es evidente.
PALOS PARA EL TIGRENSE
No obstante, los sondeos que se manejan en el entorno presidencial, dan cuenta que la formula de Cambiemos en Provincia, está arriba,Cristina ocupa un segundo lugar y Massa aparece en el tercer puesto. Sugestivamente, la orden presidencial es iniciar una escalada contra el tigrense, ya que fluctúa más que sus dos grandes oponentes.
Si bien arranca desde atrás, es el que más puede ganar o perder apoyos y puede llegar a castigar a unos y a otros en las urnas. La idea que cocinan en el entorno del tigrense es meterse en el segundo puesto de las PASO y mandar al Gobierno al tercero. Por eso Cristina necesita que Massa crezca, para quitarle votos a Cambiemos. Como contrapartida, el oficialismo busca confrontarlo con dureza para evitar esa fuga y no quedar en orsay.
En los laboratorios de la gobernación se trabaja sin pausa para recalibrar el GPS y poder caranchearle votos a Massa. Las mediciones más frescas señalan que el 70% de los bonaerenses aún no definieron a la figura de su paladar.
Desde la vereda del Frente Renovador, aseguran que el 60% no se reconoce ni K, ni pro gobierno. En tanto, desde el kirchnerismo argumentan que la polarización se da naturalmente por el antagonismo entre dos modelos de país.
En el plan del Gobierno contra Massa ya se pusieron en marcha algunas argucias judiciales. Por lo pronto, a pocos días de que Julio Novo presentara su renuncia como fiscal general de San Isidro, en el marco de haber sido procesado por “encubrimiento agravado”, Elisa Carrió fogoneó un escrito ante la Procuración de la Corte para que se reabra la investigación por la presunta comisión de delitos en los allanamientos realizados el 21 de julio de 2013, en el marco de la pesquisa por el robo cometido en la casa de Sergio Massa cuando era intendente de Tigre.
Ambas situaciones se vinculan. Es que para Carrió, Novo y Massa son “muy amigos” y esa relación habría ocasionado favores del ex funcionario judicial al actual diputado y candidato por el espacio 1País.
Hace rato que Lilita, en tren de sumergir en la cloaca sus adversarios, viene sosteniendo que Novo y Massa habrían tenido vinculaciones con el narcotráfico. Massa desmiente de plano esa imputación y replica que “forma parte de la campaña sucia del oficialismo”. Además, sostiene que a Novo se lo presentó, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, hoy alineado en Cambiemos.
EL AJUSTE TAN TEMIDO
“Como será de malo este gobierno, que terminaron resucitando a Cristina”, añade el líder del FR.En su entorno aseguran que “el macrismo puso en marcha el plan para destruírnos, porque temen que venga hacia nosotros parte del electorado que votó por Cambiemos en la elección anterior. Es gente que hoy está decepcionada por la grave situación económica. Macri no tiene plan y nosotros sí. Todos saben el equipo de jerarquía que nos acompaña”.
Massa es un adicto a las encuestas y según sus escuderos, los números que maneja son optimistas.”Nosotros la tenemos a Cristina en 30 puntos, a Sergio en 24 y a Bullrich con menos de 20. Ellos necesitan caranchearle a Sergio el voto opositor blando o del adherente crítico y bajarlo 6 puntos, como señaló Durán Barba en un desayuno. Lo que pretenden es dejarlo con lo que ellos llaman el voto duro del massismo. Necesitan polarizar con nosotros”.
El líder del FR, observando el campo de bajas defensas del Gobierno en materia económica, apelará al voto bolsillo de la clase media, que también la está pasando mal como se vio en el último boom de compras del Banco Provincia.

Massa sospecha que el Gobierno aplicará después de octubre un ajuste en el gasto del Estado y promoverá leyes sensibles a la píel de la gente, como la reforma laboral y previsional. Sobre esta última, la especialista del FR Mirtha Tundis señaló que ” se traen bajo cuerda subir a 70 la edad para jubilarse y además una vuelta al sistema de las AFJP”. En los últimos días, además el tigrense comenzó a machacar con el plan “Bajemos los precios”, que propone eliminar el IVA de once alimentos de la canasta básica. Conforme con esa movida en el tablero de ajedrez, el candidato a senador agregará dos nuevos rubros al changuito. Pedirá también que se reduzca la carga impositiva sobre los remedios y las tarifas, sobre todo las de gas que están llegando con sumas impagables. Los economistas del Frente Renovador pronostican que la situación económica se agravará luego de las elecciones.

EL GOBIERNO EN PICADA

Tampoco hay que desviar la mirada de que el Frente Renovador necesita dentro de su andamiaje a Margarita Stolbizer. Con Carrio en la vereda contraria, su figura es sinónimo de transparencia y además un verdugo para Scioli y CFK. “Ellos van a ser la cara de la honestidad y la lucha contra la corrupción. Lo que Margarita va a venir a reforzar es la idea de que Massa no tiene causas en su contra”, explicaron desde la alianza. Los observadores manifiestan que ambos se necesitan mutuamente. el massismo, para la imagen, y el GEN, para lograr reunir un caudal de votos impensado para su fuerza política. A poca distancia de este frente, Cristina y el Gobierno, también le sacan filo a sus estrategias. Mientras tanto, un sondeo de la consultora Hugo Haime y Asociados enciende luces amarillas en el tablero del Gobierno. El estudio revela un altísimo grado de rechazo hacia sus políticas, y una pobre performance de sus candidatos, a un mes de las primarias, en el Conurbano. Haime relevó una desaprobación de 67 por ciento hacia el gobierno de Macri y un 26 por ciento que lo apoya. La misma proporción de ciudadanos que considera que lleva al país “en la dirección equivocada”. Además, el 71 por ciento consideró que gobierna “para los ricos”. La única que se salva del naufragio, según este sondeo, es María Eugenia Vidal.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...