Compartir

Por: Antonio Guillen

Con planillas que aseguran que elevar la edad jubilatoria hará rentable y sustentable al sistema previsional nacional, el presidente Macri intentará convencer a la oposición y a los gremios de aceptar una “ley de armornización” del esquema, salvo el caso de la Provincia de Buenos Aires en donde el Instituto de Previsión Social es autónomo y tiene resguardo legal y constitucional para no ser privatizado o transferido, además que tiene una distinta legislación de aplicación.

A nivel nacional las mujeres se jubilan a los 60 años y los hombres a los 65 y en ambos casos con 30 años de aportes previsionales. La propuesta que parece encaminada a ser presentada extiende para todos, la jubilación a los 70 años…. pero con una variante.

Sabiendo de antemano que los gremios van a rechazar el aumento de edad y aportes, el sistema establecería una escala de correlación entre años de edad y años de aportes y cada trabajador decide en que estación se baja de tren laboral.

A título de ejemplo, el beneficio con 30 años de servicio y 65 de edad seria base 100. Pero aqui el trabajador podría optar por seguir en su puesto hasta los 70 años y conseguir una mejora en la futura jubilación.

De todos modos, los aumentos de beneficio seguirían siendo dispuestos por el gobierno y se ofrecerá una “cláusula gatillo” de ajuste por inflación anual.

Y Buenos Aires ????

En tierra bonaerense hombres y mujeres se jubilan a los 60 años y con 35 años de aportes, debiendo cumplimentar ambos requisitos. Y el sistema tiene rango constitucional: “Artículo 40.- La Provincia ampara los regímenes de seguridad social emergentes de la relación de empleo público provincial. El sistema de seguridad social para los agentes públicos estará a cargo de entidades con autonomía económica y financiera administradas por la Provincia con participación en las mismas de representantes de los afiliados conforme lo establezca la ley”.

El valor del beneficio es el 70 % del sueldo que cobra el activo de la misma categoría que ocupó el jubilado en su etapa activa. Si los 35 años de aportes se suman “puros” al IPS (es decir sin agrear años aportados a otra caja, como ANSES), el beneficio sube al 75 %

Y en el caso de los docentes, por distintas combinaciones de años, aportes y si estuvo al frente de grado, puede llegar al 85 %.

Y, lo mas importante, es que el beneficio es móvil. Cada aumento a los trabajadores públicos, vía paritarias, automáticamente se traslada al pasivo de la misma categoría.

Pese a que cualquier eventual cambio debe pasar por la legislatura en donde nadie tiene los dos tercios, el directorio de IPS (que incluye a representantes de los gremios) ya trató el tema en dos oportunidades aunque sin definiciones.

Al parecer espera el gobierno de Vidal el avance de Macri en el tema nacional, para luego buscar variantes para adecuarse a un régimen nacional para futuras jubilaciones

Compartir

Comentarios