En las últimas horas, tomó conocimiento público la intención de María Eugenia Vidal de avanzar con un decreto que modificaría el armado de listas entre Provincia y Nación. La mandataria busca eliminar la posibilidad de que una fórmula provincial pueda encolumnarse detrás de varios candidatos en Nación en simultáneo.

La maniobra que ahora deberá ser evaluada en la Casa Rosada, está enfocada en complicar lo que es leído como un posible acuerdo del arco peronista para asegurarse la unidad en las listas.

Lo que Cambiemos sospecha es que tanto el kirchnerismo como Alternativa Federal aprovecharán las “colectoras” para poder asegurar que la fórmula de Provincia, pueda ir atada a cualquier resultante en las internas para el candidato a Presidente.


Es que el laberinto técnico de las PASO establecido durante el gobierno de CFK, habilitó que se sumen listas colectoras para varias categorías. Vidal, que no tiene otro candidato nacional sobre el cual apoyarse más que –el ya deteriorado- Mauricio Macri, teme que sus competidores peronistas en territorio bonaerense especulen con condensar votos con cualquier sector en Nación, valiéndose de lo pautado en el decreto 443 de 2011.


Según los trascendidos, desde el massismo y el sector K buscarían instalar un candidato moderado y “de consenso” para la Provincia, que pueda ir de la mano de las listas del kirchnerismo y de Alternativa Federal en Nación, al mismo tiempo.


En tanto, el artículo 15 de la legislación de 2011 que hace posible este tipo de maniobras, es el mismo estipulado que ahora Vidal buscará modificar por decreto para evitar esta jugada de ajedrez entre las distintas facciones del peronismo.


Todas las versiones apuntan a que, sea cual sea la jugada final, la oposición apuntará a ubicar un candidato que supere la polarización y lleve “tranquilidad” a todos los electorados, para luego atarlo a la fórmula del bando definitivo que dé la pelea contra Cambiemos por el sillón de Rivadavia.  

NG