Crecen las sospechas sobre la licitación del Puerto y su direccionamiento hacia la empresa PSA. La compañía singapurense tendría planeado mudar la operación del puerto a Dock Sud y dedicar los preciados terrenos para desarrollar un nuevo Puerto Madero en asociación con Nicolás Caputo.

En 2020 vencen las prórrogas de las actuales concesionarias APM Terminals, Dubai Ports World (DP World) y Hutchinson BACTSSA y existe consenso sobre la necesidad de modernizar el puerto. Las empresas tenían intenciones de participar de la licitación pero las condiciones impuestas por el gobierno las dejaron en desventaja frente a PSA.

La empresa singapurense es la única que ya gestiona otro puerto a escasos kilómetros de Retiro. Se trata de Dock Sud y fuentes del sector señalaron que mudar parte de la operación allí sería factible, aunque habría que salvar cuestiones legales.

El mayor interés de PSA radicaría en liberar los terrenos en donde está asentado el puerto. Además de una terminal de cruceros, la intención de la compañía sería desarrollar un Puerto Madero II en esas tierras vecinas al río. Los desarrollos inmobiliarios son una de las especialidades de Caputo que tiempo atrás vendió la constructora familiar a TGLT.

A pocos metros del puerto el cónsul honorario de Singapur, desarrolla el Quartier Retiro en el predio del ex Hospital Ferroviario, un proyecto premium que tendrá una inversión de más de 200 millones de dólares. Se espera que las unidades de viviendas y oficinas salgan al mercado con los valores por metro cuadrado más altos de la Ciudad. Esa cifra aumentará considerablemente si el puerto se muda a Dock Sud.

En un render que tiempo atrás Gonzalo Mórtola, director de la Administración General de Puertos (AGP), mostró durante el II Consejo Portuario Argentino de mayo pasado puede observarse que en el futuro desaparecería el depósito de containers que actualmente está detrás del puerto. En ese lugar aparece un conjunto de torres y un gigantesco centro comercial.

Mórtola prometió que habría dos terminales y meses más tarde el pliego licitatorio determinó que una sola compañía se haría cargo de todo. No tener una contraparte le dará a la empresa que gane la licitación mucha mayor discrecionalidad en su accionar y la posibilidad relocalizar el puerto.

“Quieren sacar el Puerto de Buenos Aires de donde está para darle un desarrollo inmobiliario que vendría a ser una continuidad de Puerto Madero II. Esto busca favorecer a los empresarios que siempre están, los amigos del poder. Esto pone en riesgo la fuente de trabajo de más de 4.000 trabajadores portuarios. Corremos peligro si esto avanza”, expresó en diálogo con la 97.7 Leonardo Díaz, delegado de Base Puerto de Buenos Aires.

Escucha la entrevista completa.

Melisa Delgado Niglia