La Justicia dictaminó la quiebra de la empresa Lucaioli, una de las cadenas de electrodomésticos más grandes del interior. La medida fue dictada por el juez en lo civil y comercial, Rubén Edgardo Moiola, y decretó la quiebra de las firmas Casa Humberto Lucaioli, Saturno Hogar, Juan Lucaioli, Paula Lucaioli y María Elisa Chiodi. Así lo dio a conocer el medio bahiense Apepé-com.ar.

En el último año, la firma había cerrado varias de sus sucursales dejando a gran cantidad de personas sin trabajo. Son 600 trabajadores despedidos en todo el país.

De esta manera, el próximo paso le corresponde a los síndicos, quienes deberán incautar y liquidar los bienes de las empresas y las personas particulares vinculadas a las firmas. Con esto, se busca conseguir el dinero para responder a los acreedores, quienes no llegaron a un acuerdo en las instancias previas son el Banco Galicia, y Campinox.

Asimismo trascendió que las demás personas particulares y empresas que se puedan presentar a concurso tendrán tiempo hasta febrero de 2020.

Humberto Lucaioli fundó hace 58 años una casa de electrodomésticos que fue creciendo y se convirtió en una cadena con fuerte presencia en el interior del país, en especial en la zona centro y sur, en provincias como Chubut, Río Negro, Neuquén y Bahía Blanca. La empresa llegó a tener 2.000 empleados y hace tres años comenzó un fuerte proceso de ajuste.

En 2016, Lucaioli despidió a 75 trabajadores, en 2017 cerró su local de Bariloche y cesanteó a todos los empleados. Mientras en 2018, sólo en Bahía Blanca dejó sin trabajo a 60 personas. Primero empezaron a cobrar su salario en cuotas y en febrero, la empresa dejó de pagar las indemnizaciones a los empleados que habían sido despedidos en 2017.

Hay una porción de los trabajadores que no fue cesanteado pero que no cobra desde abril y no sabe qué será de su futuro. «Lucaioli está en un concurso preventivo. Por el momento no han acompañado las propuestas y se presupone que la empresa va a entrar en quiebra», explicaba hace unos días Martín Ciccola, el letrado a cargo, al Diario Río Negro. «Los empleados necesitan que se les aclare la situación, es decir, que la empresa les confirme si van a pagarles y si van a brindarles ocupación efectiva», agregó el abogado, quien aseveró que hay un grupo de empleados que pretende ir a juicio. Los problemas de Lucaioli se suman a los que tienen otras cadenas como Musimundo y Ribeiro, en un contexto de retracción general. De acuerdo a la investigación de la consultora especializada GfK, en el primer semestre del año, las ventas del sector se desplomaron un 33,3% interanual, con picos de más de 50% en algunos productos como televisores.

NG