El consumo en los supermercados cayó un 8,8% en septiembre respecto de igual período del año pasado y en los centros de compras retrocedió un 3%, en la misma comparación, según informó esta tarde el INDEC.

La caída del consumo en esos megos centros comerciales alcanza ya a los quince meses consecutivos, aunque en el último bimestre se muestra una desaceleración de la fuerte caída de períodos anteriores.

En los autoservicios mayoristas también se registró una baja del 3,2% en el nivel de ventas interanual, que alcanzó también una retracción de quince meses.

A precios corrientes, midiendo el impacto de la inflación, la facturación de los supermercados llegó a los 57.966,8 millones de pesos con un aumento del 45,2%.

Melisa Delgado Niglia