*Por Jorge Joury


Hay dirigentes que aseguran que este miércoles no volará ni una hoja. Más de 70 sindicatos prometieron su adhesión a la huelga. Es la foto a la que apuestan para coronar el paro general convocado por la CGT. El escenario es el más temido por el Gobierno. Sobre todo en tiempos electorales donde la realidad se nota más que nunca. Y donde el malhumor social por la inflación, la desocupación, miles de despidos, los tarifazos, miles de negocios cerrados, quiebre de empresas, un endeudamiento récord con el FMI y el avance de la pobreza, brotan como hongos venenosos por todos los rincones de la nación. Otro dato a tener en cuenta en el oscuro panorama recesivo, son las ventas reales de Pymes industriales que en las últimas horas acusaron otro golpe estremecedor: tuvieron una contracción del 10,7% interanual durante el primer trimestre, mientras que en igual período despidieron a cerca de 40 mil trabajadores. Los números surgen del estudio de la Fundación Observatorio Pyme, donde se señala que se trata del número más alto de la última década. Esta es la imagen que se transmitirá hacia el exterior de un país en decadencia como pocas veces se vio.La huelga -que sería la sexta si cuenta el paro del 30A, que aquella vez no contó con el apoyo del Consejo Directivo cegetista- será a nivel nacional y afectará a casi todos los servicios de todo el país. También se sumarán al coro de protesta, los movimientos sociales. Habrá ollas populares en los barrios, cortes de calles y diversos actos.La  medida gremial le cuesta a la economía nacional $34.367 millones, y el principal rubro afectado es la industria .

La cifra es tentativa porque hay sectores que no están trabajando al 100% de su capacidad. No obstante, de acuerdo con los cálculos oficiales, los nichos que más pierden por el paro son la industria ($7317 millones, el 0,26% de su PBI anual); el comercio ($5825 millones, el 0,21% de su producto anual) y las actividades inmobiliarias ($4895 millones, 0,22% de su PBI).

Esos tres items, además, son los de mayor peso en la economía: la industria representa el 15,3%; el comercio, el 15,1% y las actividades inmobiliarias, el 12,1%. Otros segmentos clave son la enseñanza, que según el Gobierno perderá $3738 millones; los servicios sociales y de salud ($1312 millones de pérdida) y la administración pública ($1295 millones).
UN PLAN DE CORTESDesde las siete de la mañana de este miércoles, el Polo Obrero y el Frente de Lucha Piquetero anuncian la realización de cortes en el puente Pueyrredón, en el de La Noria, en Panamericana, Acceso Oeste y en la avenida 9 de Julio y Corrientes. A  las 11 realizarán un acto en el Obelisco junto con el plenario sindical combativo que integran, entre otros, Sutna (trabajadores del neumático), la Unión Ferroviaria oeste, Cicop (profesionales de la salud) y ceramistas de Neuquén. 

En tanto, los denominado «cayetanos» -Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep), Corriente Clasista y Combativa ( CCC) y Somos Barrios de Pie- realizarán ollas populares en los barrios «para acompañar el paro nacional y visibilizar la situación de hambre y exclusión que se vive». Además de la CGT, protestarán el Fresimona, donde confluyen la Corriente Federal de Trabajadores, las tres CTA, la Multisectorial 21F, el «triunvirato piquetero» de movimientos sociales (CCC, Barrios de Pie, CTEP), el MASA, que reúne a una decena de gremios cegetistas, las 62 Organizaciones Peronistas del textil Hugo Benítez, la Confederación del Transporte, cámaras empresarias, organizaciones de izquierda y partidos políticos de la oposición.EL TRANSPORTE NO FUNCIONARAAdemás, se espera la adhesión completa de los 20 sindicatos del transporte aglutinados en la CATT, incluidos los portuarios, marítimos, aeronáuticos, colectiveros y ferroviarios. A ellos hay que sumar a los metrodelegados adheridos a la CTA de Hugo Yasky.

Tampoco circularán trenes, colectivos de pasajeros, micros de larga y corta distancia, las seis líneas del subte y el Premetro, ni aviones.
Las compañías aéreas reprograman sus vuelos ante la adhesión de pilotos, técnicos, personal de rama, comisarios de abordo y azafatas y aeronavegantes en general, tanto de actividades aéreas como en tierra.
En la ciudad de Buenos Aires, también adhieren los «Taxistas Unidos», que la semana pasada se reunieron con Pablo Moyano, y el Sindicato de Peones de Taxis de Omar Viviani.

En lo que tiene que ver con el gremio de Camioneros, se paralizará la recolección de residuos desde la noche del martes .La provisión de combustibles también se vera afectada, como la de mercaderías, correo, aguas y gaseosas, caudales, cereales, diarios y revistas, lácteos, y otras ramas del transporte de carga.TAMPOCO HABRA CLASES
No habrá clases primarias ni secundarias, tanto en escuelas públicas como privadas. La CTERA se sumó a la huelga general para reclamar contra el “ajuste” del Gobierno. En igual sentido, los docentes privados se adhirieron al paro del 29 sin concurrencia al trabajo. La conducción del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) convocó a sus 70.000 afiliados al paro general.

Las organizaciones gremiales de profesores e investigadores universitarios Conadu, la Conadu Histórica y Fedun tampoco darán clases el miércoles. No irán a trabajar las diversas organizaciones del personal «no docente» y los educadores de todo el país.
Los médicos y profesionales de la salud también se sumaron al paro general por lo que no habrá atención al público, aunque si se atenderán emergencias.

La Corte Suprema de Justicia podría decretar  «día no hábil» para que no corran los plazos judiciales. La atención en mesa de entradas, ventanillas y mostradores del Poder Judicial se verán resentidas por el acople a la medida de los dos gremios más importantes del sector: la UEJN de Julio Piumato y el Sitraju de Vanesa Siley.LOS BANCARIOS TAMBIEN SE PLIEGAN
Los bancarios también se adherirán al paro general por lo que las sucursales de todo el país permanecerán cerradas. La Asociación Bancaria (AB) que lidera Sergio Palazzo se sumó al paro sin concurrencia a los lugares de trabajo en rechazo de «la política económica» del Gobierno.»Hasta el momento las operaciones a través de medios electrónicos y clering no se verá afectada», aclararon desde una entidad que agrupa a los bancos.

Sin embargo, la decisión de Palazzo podría provocar un virtual «feriado cambiario», sin mercados domésticos. Si se podrá seguir la cotización de ADR argentinos en la Bolsa de Nueva York.

En lo que tiene que ver con la administración pública, UPCN de Andrés Rodríguez y las CTA de trabajadores estatales de Yasky, Pablo Micheli y Ricardo Peidró convocaron al paro nacional, incluso algunos de hasta 36 horas para el 28 y 29. Durante esas dos jornadas las dependencias de la administración pública permanecerán cerradas. No se podrá realizar ningún trámite en el Estado.

En el Congreso nacional se suspendieron todas las reuniones. La Asociación de Personal Legislativo (APL) que lidera Norberto Di Próspero se sumó a la huelga.COMERCIOS Y PYMES CIERRAN SUS PUERTAS
Miles de comerciantes y pequeños empresarios tampoco abrirán las puertas de sus locales, comercios o pequeñas fábricas. Adhieren las cámaras empresarias CGERA y Apyme. Está previsto que las grandes cadenas de supermercados no levanten sus persianas, o lo hagan recién al mediodía, por el acompañamiento del Sindicato de Empleados de Comercio. Lo mismo podría ocurrir con farmacias, shopping y grandes tiendas de electrodomésticos.

La Unión Kiosqueros del República Argentina (UKRA) informó que no cargará el martes ni el miércoles próximo las tarjetas de transporte público SUBE, Red Bus (Córdoba) y MOVI (Rosario).

No habrá venta de combustibles en las estaciones de servicio. Se afectará la actividad industrial por la sumatoria de los metalúrgicos de la UOM y los mecánicos de Smata. También adhiere el personal jerárquico de la electricidad (Aspee), curtidores, gráficos, canillitas, aceiteros, trabajadores de la televisión, peajes, empleados del seguro, panaderos, cerveceros, texiles de la AOT y sanidad, entre otros.
Otros gremios que paran son los gastronómicos de Luis Barrionuevo, los obreros de la construcción de Gerardo Martínez, los de la alimentación de Rodolfo Daer y los encargados de edificios de Víctor Santa María, jefe del Suterh.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónicoesjorgejoury@gmail.com. Para consultar su blogs, recurrir al sitio: Jorge Joury De Tapas.  

Jorge Joury