Para potenciar las políticas educativas en contexto de encierro y garantizar los estudios en personas privadas de la libertad, la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y el Ministerio de Justicia bonaerense firmaron una serie de convenios el último miércoles.

Impulsados desde el Programa de Acompañamiento Universitario en Cárceles de la Prosecretaría de Derechos Humanos de la UNLP, los acuerdos establecen la generación de un circuito educativo en unidades penales donde se deberán garantizar condiciones para el estudio.

Además, se estableció un protocolo de ingreso y permanencia de los estudiantes en instalaciones universitarias, que será sin esposas u otros mecanismos de restricción sobre el cuerpo, y la implementación de actividades de extensión, investigación, educación formal alternativa y formación en oficios en las unidades.

Ambas instituciones se comprometieron además a promover condiciones básicas para que los alumnos en esta condición puedan iniciar y sostener su proceso universitario, “para que cuando salgan tengan más oportunidades de reinsertase en la sociedad”, sostuvo el presidente de la Universidad, Fernando Tauber.

Melisa Delgado Niglia