El mandatario comunal compartió con los vecinos un agradable taller denominado “Terapias Integrativas y Meditación Consciente”, organizado por la Dirección General de Calidad de Vida y Medicina Complementaria perteneciente a la Secretaría de Salud de la comuna.

“Es muy importante la labor que están realizando nuestros profesionales con estas jornadas. De esta forma también trabajamos desde la prevención quizás no es tan visible como la visita a un consultorio pero cuando esa atención ocurre es porque se falló en lo preventivo. Sigamos trabajando en este sentido, sigamos divulgándolo y multiplicándolo en todos los barrios del distrito para ayudar a mejorar la calidad de vida de todos nuestros vecinos”, valoró Watson.

Por su parte, el  Secretario de Salud municipal, Rubén Trepichio destacó que “Florencio Varela es uno de los pocos municipios de la Argentina que tiene un área dentro de la secretaría relacionada con la calidad de vida, de esta forma logramos tener una visión mucho más integral de la salud”.

Para finalizar, la directora del área, María Franco explicó sobre las ventajas de este tipo de actividades en las que se “toma al ser humano como un todo: cuerpo, mente y alma». Asimismo agregó que «no tenemos en nuestras clases un límite de edad ni condición física, es abierto totalmente a la comunidad y gratuito.”

Durante el curso, que se llevó a cabo en el salón del Centro Tradicionalista Fortín la Tropilla, los participantes pudieron obtener las técnicas y herramientas necesarias para practicar meditación y obtener sus múltiples beneficios que mejoran considerablemente el estado emocional aportando calma y serenidad. Asimismo también activaron el cuerpo con una clase de Tai Chi y recibieron información nutricional.

En busca del bienestar físico y emocional

Isabel, es una vecina de Villa Mónica Nueva, que interesada en mejorar su calidad de vida decidió asistir a varios de los talleres. “Me enseñaron a incorporar nuevos hábitos saludables y a movilizar mucho más el cuerpo, con esto fue cambiando mi manera de pensar y de ver las cosas. También bajas muchos los nervios”, contó.

Por otra parte, Carmen, oriunda del barrio Santa Rosa se sintió atraída por las clases de Tai Chi y expresó: “Los profes acá nos enseñan que todo se puede, aprendí muchas cosas en este tiempo y sobre todo a alimentarme de forma sana y correcta”.

Emmanuel Angelozzi