El exsuperministro del kirchnerismo, acusado de hechos de corrupción, logró conservar su banca. La votación terminó con 138 legisladores a favor de su remoción, 95 en contra y 3 abstenciones.

El Gobierno trastabilló este miércoles por la noche en su cometido de lograr, en plena campaña electoral, la expulsión del diputado Julio De Vido de la Cámara baja por “indignidad moral”, al no reunir los votos de la mayoría agravada de dos tercios de los legisladores presentes.

Luego de nueve horas de sesión, a la que no le faltaron acusaciones cruzadas y picos de tensión, el resultado final arrojó una derrota para el oficialismo, con 138 votos afirmativos, 95 negativos y tres abstenciones.

Este resultado permitirá al ex ministro de Planificación Federal del kirchnerismo retener su banca y conservar sus inmunidades parlamentarias, en medio de un frente judicial cada vez más complicado, al estar acusado de numerosos hechos de corrupción.

El tablero registró 237 diputados presentes, por lo que para alcanzar la mayoría agravada de dos tercios, el macrismo -que contó con la ayuda del Frente Renovador, Progresistas, buena parte del bloque Justicialista y de otras bancadas menores- hubiera necesitado 158 votos afirmativos, 20 voluntades más de las que se anotó.

Al no haber podido concretar su ambición de máxima, que era destituir a De Vido, es de esperar que ahora el Gobierno y sus representantes en el Congreso utilicen el resultado para dejar en evidencia a los diputados que votaron “a favor de la corrupción”, trazando una suerte de “frontera moral” respecto de quienes obraron de contrario, en plena campaña electoral con vistas a los próximos comicios de medio término.

El debate sobre el proyecto de expulsión llevado al recinto, que apelaba al artículo 66 de la Constitución, se inició a las
11:38 con la palabra del miembro informante del oficialismo y presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, Pablo Tonelli, quien sostuvo que sostuvo que más allá de la “responsabilidad penal” que se tramita en la Justicia “no hay duda de la responsabilidad política” del actual diputado del Frente para la Victoria-PJ.

“Pueden haber dudas sobre la responsabilidad penal y eso lo determinarán los jueces pero no hay duda de la responsabilidad política”, sostuvo el diputado del PRO, que agregó que el “principio de inocencia” que podría proteger a De Vido de una sanción disciplinaria de este calibre “no es absoluto”.

NG