La charla “la guitarra en el tango”, de los músicos Gabriel Bartolomei y Manuel Machado, se establece como un recorrido que supera los límites que explican el aporte que el instrumento hizo al crecimiento y expansión de la denominada música ciudadana, a partir de los últimos años del siglo XIX. También, es un repaso por la evolución del género y sus amenazas; la historia contemporánea argentina; y, sobre todo, una reivindicación de nuestras raíces.


Tal como estaba anunciada, la charla se hizo por primera vez en la secretaría de Cultura y Educación (con entrada libre y gratuita), y constituyó un aporte para guitarristas, músicos en general, amantes del género y defensores de la cultura popular.

Los orígenes del tango y su contexto; la incorporación de instrumentos propios de otros géneros; la evolución de las orquestas; la influencia de las políticas económicas y culturales de los países centrales; la época de oro del dos por cuatro; y el presente y el futuro del tango fueron los tópicos que más se pueden destacar de la exposición, brindada por dos de los prestigiosos artistas varelenses.

Machado, por ejemplo, resumió cómo la guitarra, “por su fácil traslado, se expandió por el mundo y tomó la cultura de cada lugar”. Desde esa idea, define: “la guitarra es una esponja que absorbe una cultura y se adapta a cada cultura”.

Su relato comienza con las últimas décadas del siglo XIX y llega hasta el inicio de la primera guerra mundial, etapa en la que se experimenta el paulatino traslado de la guitarra, desde las manos del payador de la pampa, hacia los arrabales del Río de la Plata.

Luego, Bartolomei es quien cuenta la evolución del género que pasa de las humildes barriadas porteñas (sobre todo en burdeles) y llega hasta escenarios como el teatro Colón, con la incorporación de nuevos instrumentos, para lograr la conformación de las grandes orquestas de tango. “Los albores de una época de oro que incluye los años ‘50”, coinciden ambos.

Sin embargo, a partir de los años ’60, se advierte una amenaza, con las industrias culturales, el rock and roll, y los planes de la OTAN, en detrimento de las raíces de los países denominados en ese entonces, tercermundistas. “Fue un plan que vino del norte para matar lo nuestro”, entiende Bartolomei, ratificando, de esa manera, la importancia de la charla para las nuevas generaciones.

“Del ´66 para acá, hubo un plan contra lo popular, donde la intención del Norte fue matar lo nuestro para dominar los pueblos del continente y sus raíces, las cuales, nosotros, debemos rescatar; esa, por ejemplo, es mi militancia”, sostiene Bartolomei.

Al cierre del encuentro, se puso en evidencia aún más que la charla tuvo más que ver con el futuro que con el pasado, con definiciones que dan muestra que, pese a las leyes del mercado, el tango sigue vigente y con nuevas creaciones.

Es en ese marco que tanto Bartolomei como Machado destacan la apertura de la escuela de música popular de Avellaneda, las acciones del guitarrista Aníbal Arias, entre otros, y, sobre todo, el tango actual.

“En el tango, hoy tenemos una generación que es de primera. Ese tango está en las letras que nos hablan de lo cotidiano, que expresan lo que sentimos, tal la función de la música popular, que es hablar de lo que quiere decir el pueblo”, finalizó Bartolomei.
Gratuitos

Vale destacar que desde la secretaría de Cultura y Educación municipal se difunde el tango a partir de diferentes ámbitos. Sólo por mencionar algunos de ellos se pueden citar las jornadas “Milonga en Cultura”, o las presentaciones en el paseo peatonal Monteagudo (el próximo lunes a las 11 horas, estará la cantante Eliana Sosa); en la expo emprendedores (el tango hizo tuvo un desfile de cantantes y músicos, incluidos Bartolomei y Machado, en la primera jornada); y también los cursos anuales y gratuitos que se dictan tanto en instrumentos, como danza y canto), entre otros.

NG