El virus del dengue, zika y chikungunya son transmitidos por el mismo vector. El Aedes Aegypti, ya provoca una epidemia en la provincia de la primera de las enfermedades, y en Varela hay 7 casos confirmados. En tanto, creen que es inminente la llegada al país de las otras dos y aumentaron los operativos en Brasil por el avance de zika. 

En territorio bonaerense la batalla contra el Dengue ya se convirtió en epidemia, con más de 30 casos registrados. La situación es aún peor en varias provincias del norte y el litoral del país (como Corrientes, Chaco, Entre Ríos, Misiones y Santa Fe), donde las inundaciones favorecieron la propagación del mosquito.

En diálogo con Agenhoy, el Secretario de Salud del Municipio, Mario Rodríguez, confirmó que en Florencio Varela, existen 7 casos de Dengue (detectados por examen de laboratorio) no autóctono. Es decir, que se trata de pacientes que viajaron a zonas de Paraguay y regresaron al distrito con el virus. No obstante, se encuentran en buen estado de salud, evolucionando favorablemente.

En tanto, agregó que las medidas adoptadas por la Secretaría de Salud son las de informar diariamente a los viajeros que salen o regresan de países limítrofes o provincias con circulación viral en el Parador Sur de micros. También se implementa un cronograma de charlas informativas en CAPS y CICs; mientras que todo el Sistema de Salud se mantiene en estado de alerta del ante la consulta por cuadros febriles semejantes a una “gripe fuerte”.

Asimismo, el funcionario agregó que “se lleva adelante una campaña para adoptar medidas dentro de nuestras casas: uso de mosquiteros, limpieza diaria de recipientes que contienen agua limpia y eliminación de aquellos que pudieran almacenar agua de lluvia (cacharros), uso de insecticidas y repelentes”.

Amenaza zika

El virus funciona de la misma manera que el Dengue. El vector pica a una persona enferma, el animal recibe el virus y propaga la enfermedad. Sin embargo, y si bien se encuentran en evaluación, se cree que también hay casos de transmisión sexual, perinatal (de madre a hijo) y sanguínea.

Los síntomas también son parecidos y suelen presentarse de forma moderada o aguda, después de un periodo de incubación de 3 a 12 días: fiebre, malestar general (dolor de cabeza, cuerpo y decaimiento), en algunos casos un brote similar al sarampión y conjuntivitis. Sin embargo, en el 70 a 80 % de los casos, la infección pasa inadvertida, y no existe ninguna vacuna ni ningún tratamiento específico.

El zika es especialmente peligroso en embarazadas, dado que se lo vincula con graves casos de malformaciones fetales. En este sentido, se han registrado miles de casos de secuelas cerebrales (microcefalia) en bebés, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó ayer un alerta.

En el país por lo menos 748 municipios tienen las condiciones de temperatura para que viva el mosquito que lo transmite. Es decir, el riesgo es más que probable.

Este fin de semana el Ministerio de Salud reportó 13.531 casos de zika en Colombia y dijo que durante todo el año la cifra podría alcanzar el medio millón de contagiados.

El virus del Zika se ha convertido en una amenaza para la región. Se espera que haya lluvias por encima de la media hasta mediados de mayo en Argentina, Brasil, Ecuador, Perú, Paraguay, y Uruguay que podrían provocar inundaciones y aumentar la incidencia de enfermedades que transmiten los mosquitos como el dengue, el zika o el chikungunya.

El Ministerio de Salud de la Nación recomienda a los viajeros y, en especial a las embarazadas, que consulten previamente con su obstetra si viajan a zonas donde el virus zika se encuentra activo, y extremen las precauciones para evitar la picadura de mosquitos, debido al posible riesgo de malformaciones congénitas en gestantes que contraigan la infección durante el primer o segundo trimestre de gestación.

Por otro lado, la fiebre chikungunya se caracteriza por la aparición de fiebre, generalmente acompañada de dolores articulares. También puede presentarse con dolor muscular, de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas.

En ambos casos la recomendación es la misma que para el dengue: no automedicarse y acudir al médico lo antes posible

La clave: evitar que el mosquito se reproduzca

El Aedes aegypti, que se caracteriza por ser negro con manchas blancas, habita las áreas próximas a las viviendas y deposita sus huevos en agua limpia, en lugares con sombra y semisombra.

Por esta razón es importante eliminar recipientes u objetos que puedan servir de criaderos para las larvas del mosquito como latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico o lona y bidones cortados.

También es primordial dar vuelta recipientes como baldes, palanganas, tambores y vaciar en forma frecuente portamacetas, floreros y bebederos.

Se recomienda, además, no arrojar recipientes o basura en patios, terrazas, calles y baldíos, en los que pueda acumularse agua; mantener los patios y jardines desmalezados y destapar los desagües de lluvia de los techos.

Los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua deben estar tapados y las piletas de natación limpias y cloradas.

A quienes se dirigen a zonas en donde circula el virus se aconseja el uso de repelentes con aplicaciones cada tres horas y, en lo posible, vestir con mangas y pantalones largos.

Recomendaciones ante la aparición de síntomas

Ante la presentación de síntomas como fiebre y dolor de ojos, cabeza, músculos y articulaciones; náuseas y vómitos, cansancio intenso, aparición de manchas en la piel, picazón y sangrado de nariz y encías, la cartera sanitaria recomienda no automedicarse y acudir al médico lo antes posible para recibir un diagnóstico.

No se debe tomar aspirinas, ibuprofeno ni aplicarse inyecciones intramusculares.

ebertola