La dirección del Hospital El Cruce recibió al grupo de médicos voluntarios que viajó a Chaco. Fueron parte de la primera delegación federal de voluntarios que viajó a Resistencia para brindar apoyo. Lo hicieron desde el Ministerio de Salud de la Nación  en el marco de la pandemia.

Fueron seis los profesionales de El Cruce que se desempeñaron durante quince días en el Hospital Perrando de Resistencia Chaco. Ignacio Retta, Macarena Matus de la Parra, Estefanía Panzini, Tomás León; Beatriz Carballeira y Guadalupe Weckesser técnica en desastres de la Universidad Nacional Arturo Jaurteche.

El director Ejecutivo de El Cruce, el Dr. Ariel Sáez de Guinoa los recibió y mantuvo un encuentro para conocer la experiencia que tuvieron en territorio.

La delegación de voluntarios estuvo integrada por médicos de Santa Cruz, La Plata y Córdoba.

La experiencia

Macarena Matus de la Parra, contó que “fue una experiencia sumamente linda con un balance más que positivo desde los personal y lo profesional. Quedó demostrado que el trabajo en equipo es lo que puede llevar adelante cualquier situación. Me encantó como pudimos colaborar en época de pandemia desde nuestro lugar. La recepción fue muy buena, le pusimos mucha energía a pesar de la situación que ellos estaban pasando. Muy satisfecha de haber sido parte de esta misión lo volvería a hacer mil veces. Muchas gracias por la oportunidad”.

Otra de las médicas participantes de la delegación de El Cruce Beatriz Carballeira dijo que “colmó nuestras expectativas y las sobrepasó ampliamente. Para mí era un desafío personal trabajar en una situación de emergencia. Algo que tenía pendiente. Pero este viaje fue mucho más que eso; implicó conocer una estructura social que desconocía. Y poder funcionar en un equipo porque nosotros fuimos parte de una delegación federal de 21 médicos voluntarios. Llegamos y nos acoplamos con los residentes del lugar y funcionamos espectacularmente, pudimos trabajar libremente y siento que la tarea fue cumplida. Tuvimos una gratificación muy grande cada uno de nosotros”.

Para Ignacio Retta, lo más importante de la experiencia fue “conocernos y trabajar en situación de stress con gente desconocida y poder acoplarnos perfectamente. Fue una gran experiencia y nos dio un gran crecimiento profesional y humano”.

Para Tomás León, “fuimos con muchas ganas de colaborar y fue muy grato. Rápidamente conectamos con el grupo de trabajo de Chaco. Los pacientes estaban muy agradecidos. Me traje muy buenos recuerdos.

Chaco inolvidable

Estefanía Panizoni fue contundente, “Chaco fue inolvidable. Siento que no se puede mirar para otro lado ante esta situación de pandemia que se está viviendo en nuestro país y en el mundo. Fue increíble poder trabajar en equipo. El crecimiento a nivel profesional y grupal fue enorme para los médicos que fuimos del hospital El Cruce. Fue muy lindo saber que cumplimos con la meta de ayudar a las pacientes de Chaco que están sufriendo de COVID19 con formas bastante graves. Quiero agradecer a todos los compañeros y compañeras de El Cruce que nos alentaron. Y a nuestras familias que a pesar del miedo nos apoyaron para que lo hagamos. Y principalmente a nuestros pacientes que nos mandaron un cariño enorme y nos dio muchísima fuerza para cumplir la meta y fue muy emocionante”.

Una vez más el trabajo en red se puso en acción el hospital El Cruce, la UNAJ y el Ministerio de Salud de la Nación. Colaborando y sumando esfuerzo en esta misión sanitaria sin precedentes en medio de la pandemia de Coronavirus.

Liliana Lopez