«Es este espacio ya no hay una gobernadora que represente a todos», lanzó Jorge Macri al término de una reunión en La Plata a la que asistieron unos 60 intendentes de Cambiemos.

Como era de esperar, la frase generó revuelo tras una reunión que ya había generado a puertas cerradas algunos roces entre intendentes. Se sabe: Macri quiere quedarse con la conducción del PRO bonaerense, y cuenta con el visto bueno de Mauricio Macri y Marcos Peña.

Además, desde Casa Rosada quieren correr a María Eugenia Vidal de su lugar de liderazgo bonaerense. Le pasan factura por lo que creen fue un compromiso a medias con la campaña del «sí, se puede».

Por su parte, Vidal mantiene silencio y espera. A partir de 2020 empezará su propia pelea por ganar espacio en la oposición nacional al peronismo. A pesar de la mala elección bonaerense, sabe que cuenta con una razonable imagen negativa y un perfil que puede ser más amigable para sectores variados del electorado, por encima de Macri

Agenhoy