Compartir

*Por Jorge Joury

Pese a la batalla que libra de manera constante el gobierno bonaerense para desterrar la corrupción policial, las manos negras de la fuerza no descansan en su afán por recaudar dineros sucios a través de nichos mafiosos como el narcotráfico, la prostitución y el juego. Esta vez, el Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires tuvo que tomar cartas en el asunto e intervenir la comisaría Primera de la La Plata. Luego de un procedimiento, se apartó de la fuerza a siete policías por irregularidades en el cobro de las horas adicionales y manejos oscuros. Un total de 800 mil pesos de procedencia injustificada fueron encontrados en la caja fuerte del edificio, producto de lo cual fueron separados de la fuerza el ahora ex jefe de la seccional, comisario Pablo Fernando Orgoñez; el oficial inspector Hugo Javier Díaz y el oficial principal Diego Ismael Martínez.
El ministro Cristian Ritondo, también decidió desafectar al subcomisario Cristian Alejandro Maciel, el oficial inspector Sebastián David Cornea, la teniente María Verónica Conte y el oficial Cristian Arnaldo Ojeda. El operativo, del que se tomó conocimiento en las últimas horas, se desplegó el primero de este mes. Ese día, el cuerpo de Auditoría General de Asuntos Internos se instaló en la dependencia e inspeccionó durante 12 horas todos los movimientos internos. Allí se encontró casi un millón de pesos en la caja fuerte y documentación de interés para la causa.
Hay que decir que la investigación que terminó con el procedimiento en la comisaría Primera, se había iniciado hace un año, con la famosa causa de los sobres, pero hasta no tener información certera los investigadores no pudieron profundizar la pesquisa y descubrir las anomalías ahora reveladas.

EL MISTERIO DE LA CAJA FUERTE

Según lo manifestado por el titular de la dependencia, el desplazado comisario Orgoñez, los 800 mil pesos encontrados ocultos en una caja fuerte de la dependencia, corresponderían a las horas Polad, que son las que realizan los efectivos de la fuerza de seguridad en edificios públicos y espectáculos deportivos. Sin embargo, de todos los efectivos que figuraban cobrando las horas adicionales, se convocó a los 25 a los que más se les “debía” y de esos concurrieron quince. De ellos, solo dos pudieron justificar y cobrar lo “adeudado”. Los otros diez uniformados serán sancionados por no cumplir la orden de presentarse.
Otro dato llamativo,es que uno de los 25 policías convocados para ratificar los dichos de Orgoñez no cobraba las Polad desde hacía ocho años, y en las planillas incautadas se constató que varias de las firmas no coincidían con los supuestos efectivos que deberían cobrar las horas adicionales. Luego de investigación se concluyó que el dinero provenía de manejos irregulares de la dependencia, como la protección al juego, la prostitución y la venta de drogas. Durante la intervención ordenada por Ritondo, se puso a cargo de la dependencia al comisario inspector Javier Martínez.
La intervención de la comisaría Primera de La Plata se llevó a cabo en el marco de la investigación iniciada en abril de 2016. En aquella ocasión, se encontraron sobres con dinero en la Jefatura Departamental de La Plata. La Causa de los Sobres surgió a partir de una denuncia anónima al personal de Asuntos Internos, la cual advertía que el jefe de la Departamental recaudaba $200 mil de coimas mensualmente.
A partir de la investigación llevada a cabo, se encontraron en la dependencia de 12 entre 60 y 61 un total de 36 sobres numerados que contenían 153.700 pesos en efectivo. Descubierto el entramado de corrupción, nueve exjefes policiales fueron exonerados por el Ministerio de Seguridad bonaerense.

LOS DATOS DE LA CORRUPCIÓN

Los datos sobre la corrupción en la policía bonaerense, meten miedo. Entre enero y julio de este año 3.141 hombres fueron apartados, suspendidos o incluso detenidos. Se trata de 763 más casos que los notificados en el mismo período de 2016, cuando 2.378 uniformados recibieron alguna clase de sanción.
Desde el 10 de diciembre de 2015 hasta el 15 de agosto pasado se abrieron 15.080 sumarios. Como cada uno de esos expedientes involucra, por lo general, a más de dos efectivos, el número de investigados supera los 30 mil policías, es decir, más de un tercio de la fuerza, una cifra récord. De ese mar de uniformes azules, 5.968 fueron apartados por distintas irregularidades.
Entre estos últimos figuran, por ejemplo, los jefes de la Dirección de Narcotráfico y Crimen Organizado de Avellaneda y Lanús que ocultaban droga en el cielorraso de la comisaría. Otros 1.411 fueron suspendidos en sus funciones y están señalados de amparar a bandas de piratas del asfalto, o fraguar los libros de actas de las comisarías para beneficiar a detenidos a cambio del pago de coimas.

FUERTE SOCIEDAD CON LA DROGA

Hay otra estadística fuerte que está en la mira de la Dirección de Asuntos Internos y que disparó las alarmas. Tiene que ver con que al menos dos policías por día son separados de la fuerza por sus vinculaciones con el narcotráfico. Según cifras oficiales, desde que asumió María Eugenia Vidal, el Ministerio de Seguridad bonaerense tuvo que abrir sumarios para cuatro efectivos por día tras ser denunciados por vínculos con el negocio de la droga.
También pudo saberse, que el 14%, pertenecen al partido de La Matanza.
De la mano de Asuntos internos, se iniciaron 2.738 sumarios entre el 10 de diciembre de 2015 y el 31 de julio de 2017, y dio un promedio de 4,6 efectivos suspendidos por día. De ese número 1.020 agentes fueron apartados (un promedio de dos por día) y más de un 10% de ellos (126) fueron exonerados de la fuerza.
Los números surgen de un tema estructural para el gobierno bonaerense: la lucha contra el narcotráfico y las ramificaciones que se desprenden de su connivencia con la policía. Los agentes en la mira, son exclusivamente relacionados con “connivencia, protección, narcomenudeo o comercialización de estupefacientes”. Todos esos casos fueron llevados a la Justicia por el jefe de esa dependencia, el abogado Guillermo Berra, un hombre de suma confianza de Vidal, que comenzó a trabajar con ella en 2008 cuando era ministra de Desarrollo Social porteña en la primera gestión de Mauricio Macri.

CINCUENTA COMISARIOS EN FOCO

También hay que decir que, a raíz de estas causas, en Asuntos Internos se investigó el patrimonio de los agentes involucrados en casos de narcotráfico a través de un área especialmente creada para analizar declaraciones juradas. En este caso, entraron en acción, contadores y abogados especialistas en lavado de dinero. Son más de 200 las investigaciones patrimoniales que están en foco. De éstas, 36 ya han sido denunciados a la Justicia y el resto, se está cruzando aún información con la AFIP y la UIF, la Unidad de Información Financiera.
A partir de estos informes, se decidió desplazar a más de cincuenta comisarios que no habían presentado sus declaraciones juradas este año, a pesar de que están obligados por un decreto de Vidal. Los números hasta aquí, son determinantes para marcar el estado de descomposición en el que se encontraba la mayor fuerza de seguridad del país. Casi el 30% de los 95 mil efectivos que integran la Policía de la Provincia de Buenos Aires fueron sumariados, están presos o fueron despedidos por sus vinculaciones con el delito que deberían combatir. Los números hablan por sí solos.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com.

Compartir

Comentarios