Por Melisa Delgado Niglia.

La crisis económica que viene atravesando el país afecta especialmente a los niños, niñas y adolescente: según datos que surgen de la Encuesta de Hogares de INDEC 49,6% de los niños de hasta 14 años son pobres y un 11,3% son indigentes (no llegan a completar la canasta básica alimentaria). La reciente devaluación afectará de manera negativa sobre este segmento etario, elevando aún más los indicadores de pobreza e indigencia. El Centro de Economía Política Argentina (CEPA), analizó la situación en su último informe.

EL CEPA realizó un estudio sobre “Los impactos del ajuste económico en las políticas de niñez y adolescencia, 2016-2019”. Entre los temas que aborda, aparece la mala alimentación en los primeros años de vida que acarrea serios problemas para el desarrollo futuro y sus efectos se arrastran a lo largo de la vida adulta.

En paralelo, señala que “el gobierno, en línea con el Fondo Monetario Internacional, se comprometió en 2018 a realizar un ajuste económico con conciencia social y en este contexto se ampliaron los montos de la AUH a cuenta de futuros aumentos en marzo de 2019”. Pero ¿cuáles fueron los efectos de esta medida? ¿Logró compensar, en términos alimentarios, el efecto del aumento de los alimentos? Y en sentido más amplio ¿Cuáles fueron las políticas públicas dirigidas a niños y adolescentes implementadas por Cambiemos a partir de 2016?

El impacto de las políticas actuales

Según el estudio, partir de 2016 las políticas destinadas a la protección de la niñez y adolescencia experimentaron un proceso regresivo. Se redujeron en términos reales las transferencias a los hogares representadas por la AUH en un contexto de incremento de la vulnerabilidad económica por la grave crisis que está atravesando el país, se dieron de baja programas como el Qunita, el Conectar Igualdad y se desfinanciaron los programas de vacunación, se redujo ostensiblemente la cobertura del programa Precios Cuidados y ello impactó en las canastas de consumo de niñez y adolescencia, se incumplió la promesa de la construcción de 3.000 jardines infantiles (y también fue incumplida la promesa que vino en su reemplazo, de 10 mil aulas) y se produjo un sensible ajuste presupuestario en programas destinados a niñez y adolescencia en el Ministerio de Desarrollo Social y en el Plan Nacional de Primera Infancia.

Emergencia Alimentaria

La Confederación General del Trabajo (CGT) se sumó  al reclamo para que se declare la “emergencia alimentaria” y le exigió al Gobierno que atienda “la grave situación social que atraviesan los ciudadanos sumergidos en la pobreza e indigencia” como consecuencia de “la inflación y la devaluación de la moneda local”.

De esta forma, la central obrera se acopló al pedido que había iniciado el candidato presidencial de Consenso Federal, Roberto Lavagna, y que luego contó con el respaldo de organizaciones sociales como Barrios de Pie y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), y por último de la Comisión Episcopal de la Pastoral Social Argentina y los intendentes peronistas del conurbano bonaerense.

La Confederación General del Trabajo solicita urgente atención a la grave situación social que atraviesan los ciudadanos de nuestro país sumergidos en la pobreza e indigencia”, aseguró la central en el inicio del comunicado dirigido al presidente Mauricio Macri y firmado por sus dos secretarios generales, Héctor Daer y Carlos Acuña.

Por otro lado, ministros de Desarrollo Social de ocho provincias gobernadas por el peronismo acordaron hoy la presentación de un pedido ante la responsable del área en el orden nacional, Carolina Stanley, para que el Gobierno declare por decreto la emergencia alimentaria y la convocatoria a un espacio federal de trabajo conjunto.

El encuentro se realizó en la casa de la provincia de San Juan ubicada en la Capital Federal, y además de la presencia de los funcionarios provinciales, contó con la participación del diputado nacional Daniel Arroyo. Al respecto, se redactó un documento y suscribieron el acta los ministros de Desarrollo Social Gabriel Yedlin (Tucumán), Fernanda Alonso (La Pampa), Griselda Herrera (La Rioja), Armando Sánchez (San Juan), Marcela Vessvessian (Santa Cruz), Gabriel Acosta (Tierra del Fuego), Silvana Tayara (Chaco) y Aníbal Gómez (Formosa).

En la misma sintonía, integrantes de movimientos sociales que protestan frente al Ministerio de Desarrollo Social en reclamo por la declaración de la emergencia alimentaria instalaron carpas y planean quedarse hasta mañana, en tanto que la Policía de la Ciudad anticipó que no desalojará la protesta. Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), CTEP, FOL y el Polo Obrero, anunciaron acamparán hasta este jueves por la mañana.

Melisa Delgado Niglia