El sistema de salud de María Eugenia Vidal vuelve a estar en el ojo de la tormenta, por la falta de medidas ante el brote de sarampión. En sólo dos meses se triplicaron los casos en la provincia de Buenos Aires y el número de afectados llegó a 38. Mientras que la mayoría son menores de un año, según los datos publicados por la Secretaría de Salud. 

Cabe recordar que según el mismo informe del 11 de octubre se contabilizaban 13 casos en territorio bonaerense y 33 a nivel nacional, lo que pone de manifiesta la ausencia de respuesta oficial del gobierno de María Eugenia Vidal ante el brote.

En sus cuatro años de gestión, la gobernadora destinó millones de pesos a pauta publicitaria en los grandes medios de comunicación. A cambio, recibió una cobertura mediática sumamente “amigable”. Sin embargo, los recursos para una campaña de difusión que prevenga el brote de sarampión brilla por su ausencia y se siguen sumando casos en territorio bonaerense.

En el último informe se determinaron 14 brotes en la Ciudad Autónoma, 12 en Moreno, 6 en La Matanza, 5 en Merlo, 3 en Lomas de Zamora. Además, se registraron casos en Vicente López (2), Hurlingham (1), Lanús (1), Quilmes (1) y Tigre (1).

Hace unos días, El gremio bonaerense de profesionales de la salud (CICOP) emitió un crítico documento del gobierno saliente, donde afirman que la gobernadora Vidal deja “una condición sanitaria empeorada con atención en hospitales de salud reducida por falta de insumos y personal”.

NG