«Está todo lindo por fuera, pero adentro no hay estufas, los baños están a la miseria. No hay comida. A nosotros nos da una pena cuando tenemos que servir así, y los chicos te dicen ‘seño, tengo hambre’, es lo peor”.

Así se expresa una docente del Jardín Nº 10 del Barrio 9 de Julio de Villa Caraza, en Lanús, en un video que se viralizó este viernes y donde aparece con otras maestras y trabajadoras del lugar, denunciando las condiciones en que se encuentra el lugar donde les toca cumplir funciones.

“Lo vivo yo todos los días y ellos están todos los días porque hacen doble jornada en el jardincito. ‘Seño, ¿cuándo viene la comida?’, te dicen. Y servirles eso me da una vergüenza”, continúa el testimonio de la maestra, ratificado por sus compañeras en las imágenes.

El tema de la alimentación es uno de los más apremiantes, dada la situación social que se vive en la actualidad: “Para doscientos pibes te mandan una bolsa de papas. Una vergüenza, y te da una bronca eso. Te mandan la peor leche, el peor yogur, lo más berreta que hay”, denuncian en el jardín.

En el caso de Lanús, la responsabilidad por el envío de la mercadería a los comedores es compartida por la Provincia y por el Municipio, ya que por iniciativa del intendente Néstor Grindetti, su administración participa del sistema de descentralización impulsado por la gobernadora María Eugenia Vidal que teóricamente tenía como objetivo “evitar intermediarios”, pero que terminó deteriorando la calidad y cantidad de alimentos que reciben las escuelas.

LF