La Segunda Encuesta Nacional de Nutrición y Salud, recientemente publicada por la Secretaría de Salud, señaló que el 68% de los adultos tiene exceso de peso y el 41,1% de los niños y adolescentes tiene sobrepeso y obesidad

Entre los niños y adolescentes, la obesidad afecta a todos los estratos socioeconómicos, pero en los adultos es diferente. Los sectores con menores ingresos fueron los más perjudicados: tuvieron un 22% más de obesidad que los privilegiados.

Con respecto al consumo, la Segunda Encuesta Nacional de Nutrición y Salud reveló que solo un tercio de la población ingiere al menos una vez al día frutas y verduras. Además, que solo 4 de cada 10 personas consume la cifra de lácteos recomendados por día.

Los valores de ingesta de «comida chatarra» son altos. El 37% de los argentinos toma bebidas azucaradas de forma diaria y el 36% consume snacks al menos dos veces a la semana.

«La obesidad infantil es una ventana abierta a las consecuencias sanitarias en la edad adulta con la aparición y emergencia de enfermedades crónicas como las cardiovasculares, diabetes y distintos tipos de cáncer», dijo el secretario de Salud, Adolfo Rubinstein.

La muestra de este relevamiento fue de 22 mil personas de todo el país e incluyó a todas las edades, seleccionadas al azar y con representatividad nacional. La encuesta tuvo 3 etapas: cuestionarios, mediciones antropométricas (peso y talla) y bioquímicas (muestras de sangre y orina).

AgenHoy Digital