El analista político destrozó al presidente argentino en su reciente libro ‘¿Somos todos peronistas?’ por su falta de liderazgo y la profunda crisis económica en la que metió al país en tan solo 2 años de gestión (recordemos que inició su mandato el 10 de diciembre de 2015 y a fines de 2017 ya se había desencadenado la corrida cambiaria).

«Se parece a una sala de terapia intensiva; un paciente grave es sometido a un procedimiento quirúrgico a complejo. La crisis cambiaria, por sus características, exhibe la enorme fragilidad detrás de la desconfianza en el peso, un fenómeno que, instalado, resulta muy arduo de revertir.

A pesar de una leve mejora hacia comienzos del tercer semestre de 2019, las consecuencias de la crisis económica son muy evidentes y la desconfianza de los inversores domésticos e internacionales no se limitan a la amenaza del retorno kirchnerista, sino a la capacidad del propio Macri de revertir la situación. Por eso, la inclusión de Pichetto fue tan celebrada», manifestó el politólogo.

Agenhoy