Guillermo Andrés Varela, experto en Políticas Ambientales y ex funcionario de la Secretaría de Medio ambiente, dialogó en vivo con ‘Primera mañana’ en La 97.7 a propósito de la situación endémica nacional del Hantavirus.

«A nivel nacional no se está trabajando. El Estado está ausente de estas políticas; se retira cada vez más de todas las políticas relacionadas a ciencia y tecnología, educación», señaló el especialista.

En esa línea agregó: «Nos intentaron convencer de que la prevención tiene que ver con decisiones médicas y políticas a posterior de que el hecho ocurra. ‘Pre-venir’, es antes de que venga. Las políticas de Estado se han discontinuado de forma atroz; lo dicen los expertos del Conicet. Se está destruyendo cualquier linkeo con el sistema científico tecnológico. Entonces, si se quiere actuar en la sintomatología y el tratamiento de las personas que se contagiaron de Hantavirus, pues llamémoslo por su nombre; diagnóstico y tratamiento por parte de los médicos. Pero si se quiere analizar la dinámica, la ecología de las poblaciones en general, hay que salir al campo y hacer los estudios, y acopio de datos correspondientes, armar mesas intradisciplinarias y tomar con criterio científico decisiones políticas lógicas».

 

Además, se refirió al Director del Instituto Malbrán de Zoonosis: «Cállese la boca y deje de mandar fruta», y añadió: «Se nota que no sabe nada de zoonosis ni de biología y que es un puesto político; él dice que el ratón es uno sólo, que está en todo el país y que lleva dos cepas, una más virulenta y otra menos virulenta. Le pediría que se llame a silencio porque esto es totalmente falso». En ese sentido manifestó: «No existe la expresión ‘un tipo de ratón’, sino especies, así se llaman. Y no hay una, hay siete hasta ahora capaces de transmitir el hantavirus en distintas zonas del país, pero no en todo el país. Hay gente en las provincias que está preocupada por el ratón, ¿por qué dice esas cosas, señor Director?».

 

«Hay que estar alertas, no preocupados y exigirles a las autoridades municipales, provinciales y nacionales que envíen equipos de biólogos a campo a hacer relevamientos de dinámica de poblaciones de los roedores, porque eso es lo único que garantiza en el tiempo saber cómo evoluciona la población, su crecimiento, su alimentación, y demás. Todo eso lo hacen los biólogos de campo, no los médicos», afirmó Varela.

 

«Otro punto fundamental es que nadie se puso a pensar por ejemplo en los desastres naturales o inundaciones, como en el litorañ ¿qué pasa con esos roedores? ¿Adónde van? No se ahogaron, se fueron a otro lugar», añadió al tiempo que advirtió que el Estado «no está estudiando esto».

 

Escuchá la nota completa:

 

Carolina Bisgarra