Compartir

Durante las dos primeras semanas del año 5,7 millones de personas viajaron por Argentina. A pesar de que 1,5 millones partieron a Uruguay, Brasil y Chile, el período viene mejor que el 2017, según la CAME.

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), informó que unas 5,7 millones de personas visitaron distintos puntos del país durante la primera quincena de enero, con un gasto de $22.400 millones.

De acuerdo al informe, la temporada 2018 viene presentándose con comportamientos atípicos.

Los turistas viajan más salteado, estadías cortas pero con una o dos frecuencias en la estación veraniega, buscan playa, seguridad, precio, calidad, propuestas culturales y recreativas, además de cercanía.
Hay precios para todos los bolsillos, aunque para los que buscan turismo-shopping el país no es competitivo, para el resto sí.

Comer, dormir y cargar combustible, sale lo mismo o menos en la Costa Atlántica que en las playas vecinas.

Según el relevamiento, en función de esas variables, el balance para la Argentina no está siendo malo. En los primeros quince días del año viajaron 5,7 millones de turistas por las diferentes ciudades del país, 6% más que en la misma época del 2017.
Con una estadía promedio de 4,3 días (algo menor de lo habitual) y un gasto diario aproximado de $920, se llevan gastados $22.400 millones, 28,5% más que en la primera quincena de enero 2017.
En tanto, las ventas minoristas se mueven poco, las familias compran reducido todo lo vinculado a rubros que no hacen a sus vacaciones y eso se nota en las calles, que si bien están repletas de gente, pocas circulan cargando bolsas. Los bares y restaurantes se mantienen con buena actividad.
Incide que los horarios de salidas de los turistas a las zonas céntricas son cada vez más tarde.

En ciudades como Mar del Plata los comercios, al observar esta tendencia, rápidamente ampliaron su horario de apertura hasta la medianoche e incluso hasta la 1 de la madrugada.
La primera quincena podría haber sido mejor si no fuera porque 1,5 millones de turistas se fueron a veranear a las playas uruguayas, chilenas o brasileñas.

Sólo a Uruguay se estima que habrían llegado 750 mil argentinos en la primera quincena, que es la más fuerte, y a Brasil 400 mil.
A diferencia de lo que parece, los destinos no se estarían eligiendo en función de conveniencia de precios, sino de gustos y cercanías.

Por ejemplo, en comida y combustible, Argentina tiene mejores precios que los países vecinos, y en alojamiento no hay grandes diferencias.
Donde sí hay grandes brechas es en electrónicos, calzado y textil, donde Brasil y Chile se imponen como una gran opción para los que buscan vacacionar y hacer shopping, destacó la CAME.
El turismo en 2018 se está moviendo muy regionalmente, por ejemplo Chile se está ganando al turista de la zona cuyana que busca playas cercanas.

Por su parte, Brasil y Uruguay al del Litoral, ya que busca playas más templadas y Miami al de mayor poder adquisitivo, que elige turismo-shopping.
Para una familia de cuatro personas, dos adultos y dos menores, que vive en Ciudad de Buenos Aires, viajar una semana a Mar del Plata es 9% más barato que hacerlo a Punta del Este, 11% más económico que Florianópolis, 36% respecto de Santiago de Chile y 75% más barato que Miami.

Compartir

Comentarios