La decisión fue tomada por la jueza María Eugenia Capuchetti, tras el dictamen del fiscal Ramiro González que entendió que el delito no existió.

Fue precisamente esa supuesta venta la que derivó en la detención de los responsables del grupo Indalo en diciembre de 2017.

Según la resolución judicial, ninguno de los acusados “encuadra en una figura legal por el hecho investigado”. Además cierra aclarando que se deja constancia que “la formación del presente sumario en nada afecta el buen nombre y honor del que hubieren gozado”.

Este sobreseimiento – que beneficio también a Ignacio Rosner y Santiago Dellatorre- podría implicar que las defensas reclamen al Tribunal Oral Federal 3 su libertad.

NG