Laura Casseta, mamá de Sebastián, a quién le diagnosticaron la enfermedad desde chiquito, relató la lucha por la salud de su hijo, e insistió en la necesidad de “amparo desde el gobierno y la secretaría de salud en función de tener una vida digna”.

«Somos un grupo de padres que recolectan firmas, necesitamos 1 millón para poder impulsar el proyecto de ley nacional de fibrosis quística, que por el momento no tiene cura, sino solo tratamientos paliativos que son muy exhaustivos para los niños y además muy caros. Estamos hablando de valores realmente inalcanzables, equiparables a un tratamiento oncológico», relató.

Al mismo tiempo, Cassetta explicó que «no tenemos una gran población de fibrosis quística en Argentina pero va en aumento. Afecta a la parte respiratoria y a la parte digestiva. Los niños no pueden nutrirse bien porque el cuerpo no absorbe bien los alimentos cuando tienen ésta enfermedad genética.

Agenhoy