Rosa Tarlovsky de Roisinblit, vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo y Ciudadana Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires, a los 100 años sigue luchando por la recuperación de la identidad de los hijos de desaparecidos durante la última dictadura militar en Argentina.

Hace 19 años, encontró a su nieto, hijo de su hija Patricia Julia Roisinblit y de su yerno José Manuel Rojo, desaparecidos el 6 de octubre de 1978.

Nacida en Moisés Ville el 15 de agosto de 1919, Rosa fue una de los siete hijos del matrimonio conformado por Salomón Tarlovsky y Alte Milstein. Sus padres llegaron a la Argentina siendo niños y formaron parte de los primeros contingentes de inmigrantes para la colonización judía en Argentina.

Su infancia campesina, que en muchas de sus participaciones públicas la rememora con nostalgia, culminó a los 15 años cuando se traslada a Rosario gracias al ofrecimiento de un médico amigo de su familia que permite que viva en su casa. Allí comenzó a estudiar obstetricia en la entonces Universidad Nacional del Litoral, donde, con las mejores calificaciones, obtuvo su título y ganó por concurso el cargo de Partera Jefa de la Maternidad Escuela de Obstetricia de dicha ciudad.

En 1951, ya instalada en Buenos Aires, se casó con Benjamín Roisinblit y el 8 de diciembre de 1952, nació Patricia Julia, su única hija. Al igual que Rosa, Patricia se inclinó por la medicina.

En 1972, Benjamín falleció de un cáncer y la vida de Rosa, al igual que la de su hija, experimentó una fuerte sacudida. Patricia continúo sus estudios en la Facultad de Medicina, sin embargo, debió pasar a la clandestinidad faltándole rendir cuatro materias, al igual que su pareja, José Pérez Rojo, por su activismo en Montoneros.

El 6 de octubre de 1978 fueron secuestrados por el terrorismo de Estado ejercido por la última dictadura cívico-militar, junto con su hija Mariana de 15 meses, que luego le fue entregada a la familia de su padre.

Testimonios de personas liberadas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), indicaron años más tarde que el 15 de noviembre, en el CCDTyE (Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio), Patricia dio a luz a un varón al que puso el nombre de Rodolfo Fernando. 

Fuente: itongadol

Agenhoy