El Ministerio de Producción pretendía dejar la administración del pago en manos de punteros políticos y la jueza Servini frenó los bonos para desocupados.

El Frente de Todos pidió una medida cautelar ante la sospecha de que estos beneficios iban a ser usados con fines clientelares en el marco de la campaña electoral.

La presentación fue hecha por el fiscal Jorge Di Lello tras una denuncia periodística que dio cuenta de que una resolución interna del Ministerio de Trabajo disponía la creación de 114 mil subsidios de $5000 cada uno para personas sin ingresos inscriptos en un listado adminstrado por punteros barriales y funcionarios municipales del macrismo.

La cautelar dictada por María Servini salvaguarda el dinero- que ya había sido destinado por la cartera que encabeza Dante Sica- y solo inhibe la ejecución de los pagos. La Secretaría de Trabajo ya había efectivizado la entrega de dinero a alguno de los beneficiarios.

Fuentes: Pagina12

Noticias relacionadas:

LF