Primera mañana dialogó con Ángel Lito Borello, secretario de Derechos Humanos de la CTEP, respecto del asesinato de Rodolfo Orellana, militante asesinado en la madrugada de ayer.

 

 

Ayer en el sitio Tres Ombúes, en Puente 12, Ciudad Evita, partido de La Matanza, según se informó, hubo una disputa entre dos grupos por tierras fiscales abandonadas por el Estado, luego irrumpió la policía bonaerense y resultó muerto Rodolfo Orellana, militante de la CTEP.

 

Desde el espacio conducido por Juan Graboir denuncian que el hombre «fue fusilado por la policía en un conflicto de tierras en Celina». En tanto, algunas versiones trascendidas ayer hablaban de estudios médicos preliminares que habrían demostrado que la víctima no tenía ningún proyectil alojado en su interior ni habrían registrado una salida de esta; sino que establecían que la causa de su muerte habría sido por heridas punzantes. En tanto, la noticia de hoy, según publicó el sitio Ámbito.com contradiría la antes mencionada ya que según se explica en ese portal: «El procurador bonaerense, Julio Conte Grand, ratificó que el joven dirigente de la CTEP falleció por el impacto de ‘un proyectil de arma de fuego’, aunque dijo que la policía no portó armas en el desalojo de Ciudad Evita».

 

‘Primera mañana’ dialogó en exclusiva con Ángel Lito Borello, secretario de Derechos Humanos de la CTEP, quien dijo: «Intentan instalar un enfrentamiento entre bandas, pero lo que sí hay es un conjunto de familias que actuaron desde la desesperación y la necesidad urgente de un techo, y ‘agitados’ por alguien, no sabemos quién ni quiénes».

 

En ese sentido relató su versión de los hechos: «Al lugar llegaron dos patrulleros, algunos efectivos uniformados y otros de civil, según sostuvieron los vecinos, que no se animan a declarar; y una mujer rubia de una voz sobresaliente que comenzó a gritar ‘si quieren guerra van a tener guerra'», manifestó Borello que aseguraron los testigos, y agregó: «Ahí comienzan las detonaciones, que todo parecería indicar, eran con balas de plomo, lo cual ocasionó la muerte del compañero».

 

Respecto del supuesto enfrentamiento entre comunidades boliviana y peruana que protagonizaron los hechos, el consultado señaló: «Estamos en medio de distintas operaciones del gobierno nacional, para construir una cultura del miedo, para generar un grado de estigmatización y criminalización de las protestas populares; y para crear un ‘enemigo interno’, a propósito de las migraciones», opinó el dirigente: «Este barrio es un barrio importante de la comunidad boliviana, y no podemos ser ajenos que están construyendo un escenario de militarización ante la inminente llegada de los dueños del planeta», dijo a propósito del G-20.

 

«Hay cuatro detenidos con carátula de usurpación; los dividieron en cuatro comisarías. Podrían haber declarado en el momento y luego ser liberados, es una causa con excarcelación casi inmediata, pero aquí hay una utilización política desmedida; una de las compañeras está en etapa de lactancia de su bebé».

 

Borello le atribuye las disputas por tierras fiscales entre diversos grupos a «una sociedad donde, independientemente de la nacionalidad, se sufre la desigualdad e injusticia de esta política cada vez más insoportables».

 

«No podemos descontextualizar la situación de injusticas y tragedias de este tipo u otros; como la que vive la comunidad de Moreno desde hace meses sin escuelas, de acampe, o de la misma compañera a quien secuestraron y tajearon en el abdomen con la frase ‘ollas no'», agregó.

 

Respecto de los últimos informes oficiales y su versión del causal de muerte, dijo: «Nos llegó la información de que ya es oficial de que se trata de una herida de bala, compañeros nuestros estuvieron en la fiscalía, seguramente luego habrá una querella y peritos de parte; con el tiempo se sabrá todo».

 

ESCUCHÁ LA NOTA COMPLETA:

Carolina Bisgarra