Lo afirmó Franco Risso, Subsecretario de Defensa Civil de Florencio Varela en diálogo con La 97 al referirse al aniversario número 9 de aquel episodio en el que Vanesa Mamani cayó en un pozo de riego.

El pozo de riego estaba abandonado y abierto a unos 20 metros de la casa de la niña, en un campo de cultivo y criadero de pollos, en el barrio “Los Pilares” de La Capilla, en Florencio Varela. Cuando cayó, Vanesa, de apenas 3 años, jugaba con su hermana, en un campo de siembra de unas diez hectáreas.

“Recibí el llamado que anunciaba que una chiquita había caído en un pozo. Cuando llegamos al lugar y la vimos ahí fue tremendo. Estaba aproximadamente 32 metros bajo tierra, en ese momento no teníamos el equipamiento para poder socorrerla, entonces activé – a través de Julio Pereyra – el plan de emergencia provincial y comenzaron a venir de todos lados a auxiliarnos”, señaló Risso.

El hecho tuvo amplia repercusión. El gobernador de entonces, Daniel Scioli, se hizo presente en el lugar.

«Primero, le pasaron oxígeno y un pantalón, en un intento desesperado de abrigarla. Más tarde, cuando cayó la noche, los rescatistas le pasaron una linterna para ahuyentar el miedo y mantenerla despierta” relató Risso y aseguró “estuvo 8 hs dentro del pozo, nosotros además de suministrarle oxígeno, continuamente hablábamos con ella y por supuesto estuvo Dios acompañándonos”.

“Los rescatistas montaron un centro de operaciones a bordo de un camión policial, en el que colocaron una pantalla desde la cual- por medio de la cámara de fibra óptica- las autoridades pudieron seguir los movimientos de la niña dentro del pozo señaló el rescatista y recordó: “trabajaron geólogos con cámaras web y esas cámaras nos guiaron para poder hacer un lazo que le agarre su cuerpito y empezar a subirla. Había que tener mucho cuidado porque el mismo contorno del pozo podía desprender tierra y caer sobre ella”. Y continuó “se decidió pasar una soga trenzada de nueve milímetros de diámetro, guiada por un caño rígido de PVC. La madre guió a la niña para que pasara la soga por debajo de sus brazos, de modo que envolviera la espalda, las axilas, y el pecho”.

“Realmente fueron horas angustiantes, luego recibimos el diploma de honor de la Provincia de Buenos Aires, pero el orgullo más grande fue poderla tener con vida a Vane” resaltó el subsecretario de Defensa Civil y agregó “particularmente yo, tengo una historia marcada para toda la vida”.

El pozo actualmente se encuentra tapado y Vanesa sigue jugando junto con sus hermanos y primos en la quinta, va a la Escuela N° 5, a pocas cuadras de su casa, y está permanentemente rodeada del amor de su familia.

Es preciso destacar que al otro día del rescate, se inauguraba la Universidad Arturo Jauretche, y Cristina Fernández de Kirchner, antes de ir al acto de la UNAJ, pasó por el hospital donde estaba la niña y le regaló una muñeca.

LF