El hombre vociferaba que estaba reclamando por la detención de su mujer el día anterior. Según decía a gritos, ella era «mantera» y la habían llevado a la comisaría sólo por realizar venta ambulante en Alem, la principal calle comercial de Monte Grande. 

El hombre reclamaba hablar con el representante del Ministerio Público Fiscal que interviene en la causa, trascendió.

Luego de más de cuatro horas de tensión en la que el hombre en cuestión no solo se apuntaba a sí mismo sino que llegó a disparar al suelo de la plaza, un policía del Grupo Halcón obró de negociador y lo persuadió de que bajara de donde se encontraba y cesara con el violento reclamo.

Tras una charla con los negociadores, el hombre descendió por sus propios medios, soltó su arma y fue detenido. Se encuentra en la comisaría 1ra de Monte Grande.

LF