Compartir

El Gobierno decidió dar marcha atrás con su intención de gravar al vino y espumantes, mientras confirmó que la vitivinicultura seguirá exenta de pagar impuestos internos, lo cual fue celebrado en Mendoza y San Juan.


La decisión fue comunicada por el presidente Mauricio Macri en la reunión que mantuvo este jueves en la Casa Rosada con gobernadores y representantes de las provincias, tras su arribo desde los Estados Unidos.
La reunión de Macri y sus ministros con los gobernadores fue desarrollada en el salón Eva Perón durante una hora tras las fuertes críticas por parte de los mandatarios provinciales, quienes habían considerado “inadmisible” la aplicación de impuestos internos a bebidas alcohólicas.
El proyecto de reforma tributaria impulsado por la administración de Macri proponía elevar las alícuotas en las bebidas espumosas y champaña de 0% a 17%; mientras que en vinos y sidras pretendía aumentar de 0% a 10%.
Los gobernadores de Mendoza, Alfredo Cornejo, y de San Juan, Sergio Uñac, habían pedido de manera insistente al Gobierno que no gravara el vino, dado que eso podría afectar de manera contundente a las economías regionales de sus provincias.
Al finalizar el encuentro, Cornejo -aliado político del Gobierno- dijo: “Acabo de tener una reunión con el Presidente y me ha confirmado que el impuesto al vino no va al Congreso, así que queda en cero”.
Los ministros del Interior, Rogelio Frigerio, y de Hacienda, Nicolás Dujovne, brindaron una conferencia de prensa en la que dieron algunos detalles de las propuestas expresadas por Macri.
“La reforma tributaria se presentará el lunes en función de la reuniones con las provincias. Allí se verán plasmados esos cambios”, subrayó Dujovne sin dar mayores precisiones sobre esas modificaciones.
Frigerio fue tajante al sostener que en sus 23 meses de gestión, el Gobierno de la alianza Cambiemos no ha enviado al Congreso proyectos de ley “a libro cerrado”, sino que antes buscó consensuar con los sectores implicados.
“Nuestros proyectos han sido enriquecidos por el diálogo y la búsqueda de consensos, e incluso el aporte de otras fuerzas política. Y esta no va a ser la excepción”, sostuvo Frigerio, y aclaró que hay una idea aceptada por todos sobre que la Argentina debe modificar algunas cuestiones para crecer de manera sostenida.
Dujovne señaló que el Gobierno decidió dar marcha atrás y modificar el proyecto de Reforma Tributaria al detectar que definitivamente había algunos nuevos impuestos “que afectaban” a determinadas actividades económicas, como la del vino y los espumantes.

Compartir

Comentarios