Se trata de una denuncia contra el Secretario de Trabajo, Jorge Triaca, por un  fraude millonario en gremio de vigiladores. 

Se lo acusa ante la justicia de ser responsable de un fraude millonario en UPSRA, el gremio de vigiladores privados que se encuentra intervenido y se habla de un desvío de fondos por $15 millones de pesos.
El modus operandi sería el mismo que el utilizado y denunciado tras los escándalos de nombramientos y desvíos de fondos en el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU).  En esta oportunidad se trata de UPSRA, gremio de vigiladores privados, que se encuentra intervenido por orden político-judicial hasta el 14 de febrero de este año, fecha en la que volvería a las manos de sus afiliados.
En las últimas horas, miembros del gremio de UPSRA denunciaron desvíos millonarios de fondos del sindicato realizados virtualmente a cuentas de empresas pertenecientes familia del Secretario Triaca. Los afiliados denuncian que el monto desviado sería en concepto de los seguros de vida de los trabajadores que no habrían sido pagados por la entidad gremial. La denuncia está siendo tramitada en el juzgado Criminal y Correccional Federal N° 3 a cargo del Juez Daniel Rafecas, bajo el expediente N° 17.570/18.
“La Banda de Triaca”, así apodaron al conjunto de personas que desde la gestión de Triaca al frente del antes Ministerio, hoy Secretaria de Trabajo, se encargarían de realizar las intervenciones a los gremios y los negocios con un modus operandi que se repiten. Entre ellos se encuentran, el contador Silvio Torres, Alfredo Enrique Bertonasco, funcionario de la Dirección Nacional de Asociaciones Sindicales y ahora designado cómo Coordinador de la Coordinación de Fiscalización Portuaria, Marítima, Fluvial y Lacustre, el abogoado Roberto Porcel, y Sergio Ernesto Borsalino, cuñado de Jorge Triaca, esposo de Silvia Verónica Triaca, hermana del Ministro de Trabajo.
Los afiliados llevaron ante la justicia la denuncia del aparente desvío de unos $15 millones de pesos mensuales, desde abril de 2017, monto equivalentes a los aportes de seguro de vida de los trabajadores que no habrían sido realizados por la entidad gremial.
Ezequiel Bértola