Últimos cartuchos de una elección que suena favorable a Cristina

Compartir

*Por Jorge Joury

Estamos a un paso de la veda electoral. Este viernes a partir de las 8 morirán las palabras.En tren de hacer un balance, quién podría negar a esta altura de los acontecimientos que María Eugenia Vidal, aunque no figure en las listas, ha sido la gran protagonista. Ha hecho todo el esfuerzo en la campaña. Pero a las figuras que empuja la gobernadora, les falta fuego sagrado para explotar el domingo en las urnas. Más allá de los reiterados papelones de Esteban Bullrich que sobresaltaron a la Casa Rosada, el panorama se presenta muy ajustado para el oficialismo, sobre todo en el Gran Buenos Aires, donde Cristina Kirchner aparece en las encuestas reinando con significativas diferencias. También hay que decir que los tres principales candidatos, con Sergio Massa en la pelea, acaparan casi el 90% de intención de voto y aún hay un 6% de indecisos, muchos de los cuales tomarán la decisión el mismo día del comicio. Hay otro dato sugestivo. Ante un panorama complicado en el principal distrito, el Gobierno optó en los últimos días por levantar el crecimiento de Cambiemos a nivel país y diluir la imagen triunfalista que rodea, de acuerdo a la mayoría de las encuestas, a Cristina Fernández. La propia Elisa Carrió dijo en las últimas horas que la gran batalla será en octubre.
La Provincia, pese al repunte del sector agrario, tiene demasiadas espinas para el macrismo. Sobre todo en el conurbano profundo, donde la pobreza, la falta de trabajo, salarios bajos, inflación alta y los tarifazos de gas y luz, son llagas muy dolorosas para la mayoría de la población. Y en ese contexto, las pequeñas industrias sobreviven a duras penas. En ese territorio, es donde más pesa CFK. A tal punto, que para algunos sondeos supera la barrera del 42% y le saca más de 13 puntos a Cambiemos. En el interior, la historia tiene otro cantar. El oficialismo se impone, pero no le alcanza para ganar. Habrá que ver qué tanto incide en la cuenta final el voto bolsillo, el anti K y si Sergio Massa, que también está en la pelea, se convierte en la gran sorpresa del domingo, como algunos encuestadores suponen.
Son todas posibilidades que están en el mazo y en donde los candidatos hacen denodados esfuerzos para sacar diferencias.”El escenario es palo a palo”, ejemplificó un avezado analista, quien además resaltó que los postulantes Esteban Bullrich y Gladys González, sugerida por el ecuatoriano Jaime Durán Barba, no habrían dado todavía los frutos esperados y es improbable que lo hagan en las próximas horas.
Si se diera la foto de una Cristina ganadora, podría convertirse en un fracaso contundente de la estrategia de Marcos Peña y Jaime Durán Barba de polarizar y revivir a la ex presidente, a pesar del tour judicial que protagonizó en Comodoro Py. El explícito tono anti peronista de la campaña le fijó a Cambiemos un techo electoral del 30-35% de los votos en un distrito donde las distintas vertientes del pan peronismo sumaron en las últimas elecciones cerca del 65% de los votos.
El estruendo de una eventual derrota del oficialismo en el principal distrito electoral del país después de doce años de desgaste del kirchnerismo eclipsaría incluso en peso específico la proyección de Cristina hacia 2019. La ex presidente se convirtió en un fenómeno bonaerense sin apoyo de la Liga de Gobernadores, ni de la CGT, las principales vigas del PJ post kirchnerista, una barrera para reflotar ante la posibilidad tangible de regresar a la Presidencia en 2019.
No obstante, por el lado de los candidatos a diputados, Cambiemos muestra otra cara y sus jugadores aparecen por encima de la economista kirchnerista Fernanda Vallejos. Los más populares son Graciela Ocaña y Héctor “Toty” Flores, que tienen una prolongada historia pública. Esa preminencia en los números obedece sólo a un ensayo virtual, ya que la cabeza de la boleta electoral corresponde a Bullrich y González. Es el tándem que fogonearán, o no, la tracción de votos imprescindibles para quitarle espacio a Cristina.
Los problemas mayores para Cambiemos están en la poderosa Tercera Sección Electoral, principalmente en La Matanza, donde CFK ha construido su mayor la fortaleza. En ese territorio Cambiemos estaría cosechando 15 puntos menos que los que obtuvo en 2015 cuando Vidal consumó el batacazo ante Aníbal Fernández. Otros de los bastiones K aparecen en la zona sur, conformada por Florencio Varela, Berazategui, Avellaneda, Esteban Echeverría y Lomas de Zamora. Otros distritos como San Martín, Merlo, Malvinas Argentinas y José C. Paz, también son afines al cristinismo.
En el Norte Cambiemos divide sus votos con Sergio Massa. El candidato de 1País, junto a Margarita Stolbizer, saca amplio margen en zonas que domina, como Tigre y San Fernando.
En La Plata, el oficialismo debería remontar 12 puntos para arrimarse a la última votación.Mar del Plata es otro de los escollos. Allí, se ha profundizado la ruptura con el intendente Carlos Arroyo. En esa ciudad, Vidal hizo 50 puntos en los comicios del 2015, pero hoy está muy lejos de esa perfomance.
De todas maneras, no estará todo dicho. Esta elección tiene su segunda vuelta en octubre. En el Gobierno guardan la esperanza de repetir la postal del 2015, cuando macri acortó la ventaja inicial de Scioli y lo forzó al balotaje. Dependerá mucho de quien de las tres fuerzas en pugna se acomode mejor y de si el miedo a la vuelta de Cristina influye tanto como el macrismo supone.También la presencia del voto bolsillo es otro dato en suspenso. El Gobierno espera algunos brotes verdes para octubre. Pero deberían ser lo suficientemente reales como para convencer al electorado que la esperanza está viva. No olvidemos, que ha transcurrido más de un año y medio de gestión y no se ha saldado siquiera una cuota de la deuda económico-social. Hay quienes aseguran que los votantes tienden a apoyar al gobierno de turno cuando el ciclo económico es alcista, y castigarlo cuando se atraviesa una recesión. En ese aspecto, las Paso serán un test irrefutable.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com. Quienes quieran consultar su blogs, pueden dirigirse al sitio: Jorge Joury De Tapas.

 

Compartir

Comentarios