Una mirada sobre el accionar de los movimientos sociales y las centrales sindicales

Compartir

Por Oscar A. Cuartango (*)

En una gestualidad que debe ser elogiada, se viene registrando un interesante acercamiento entre las centrales sindicales que nuclean a los trabajadores formalizados y las organizaciones sociales que de una u otra manera ejercen la representación de los trabajadores de la economía social, micro-emprendedores, desocupados y trabajadores informales.

En el  marco de ese acercamiento, el pasado sábado 24 del mes en curso, se llevó a cabo en el Salón Felipe Vallese de la histórica sede de la C.G.T. sita en  la calle Azopardo, la denominada “Jornada de Reflexión de los Movimientos Populares en la Argentina”, impulsada por el “Comité Organizador Argentino del  Encuentro Mundial de Movimientos Populares” con la participación de la Iglesia Católica en la persona de los Arzobispos Marcelo Sánchez Sorondo, Canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias y  Jorge Lozano, Presidente de la Comisión de Pastoral Social del Episcopado.

El conclave, que según palabras de Juan Grabois, referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular y consultor del Consejo Pontificio de Justica y Paz del Vaticano: “apunta a visibilizar el sujeto social que representan los excluidos, que tienen poca visibilidad en la sociedad y a quienes se los escucha poco, y continuar instalando el proyecto integral que representan las tres “T”  del Papa Francisco (Tierra, Techo y Trabajo) como políticas de estado”.

Pareciera que a partir de la premisa que dice “la única verdad es la realidad” y asumiendo que en la realidad argentina hay trabajadores fuera de la representación sindical tradicional, se torna necesario explorar esa situación indiscutible y elaborar cursos de acción que les brinden adecuada representatividad  para canalizar sus reivindicaciones y reclamos.

En el panel de apertura, Juan Carlos Schmid uno de los tres Secretarios del triunvirato que conduce la C.G.T. puntualizó: “los protagonistas son los pobres, los excluidos de siempre y es lindo y es bueno reunirse en la C.G.T. elaborando alternativas que permitan incluir a los que están fuera del sistema formal” para continuar, coincidiendo con la prédica del Papa Francisco, “Hay una nueva composición de la clase trabajadora, con millones de compañeros que no tienen la dignidad del trabajo. Nuestra tarea es tender un puente con ellos”, coincidentemente Grabois expresó: “la C.G.T. hoy abrió sus puertas a la demanda de los que están más abajo, para que las podamos poner bien arriba en la agenda política”.

La posición de las organizaciones de la economía popular la expresó Esteban Castro Secretario General de la CTEP en los siguientes términos: “no queremos ser subsidiados. Queremos trabajo, salario digno, obra social, todos los beneficios de un trabajador formal”. Por su parte, Grabois puntualizó: “la única grieta que reconocemos es la que existe entre los integrados y los excluidos.

Se habló de apoyar la implementación de la emergencia social y de un salario anual complementario para el sector; y la C.G.T. comprometió su apoyo al pronto tratamiento del proyecto que tiene estado legislativo en la Senado Nacional, como así también a impulsar la implementación de una cobertura médicoasistencial de la que hoy carecen.

Estimamos necesario además, trabajar la prevención en materia de salud y seguridad en el trabajo, ya que con ello se preservará la integridad física y la vida de los involucrados, la protección y cobertura en caso de siniestralidad laboral y la extensión al sector de todos los beneficios de la Seguridad Social, ya que no podemos permitirnos resignar la utopía de reemplazar los planes asistenciales por la dignidad del trabajo genuino.

La iniciativa nos parece promisoria y merece ser apoyada sin titubeos, pero queda un largo y complejo camino a transitar. No reconocerlo sería incurrir en voluntarismo. Hace falta perseverancia, grandeza y anteponer los intereses del conjunto por sobre los intereses sectoriales.

(*) Ex Ministro de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires

Compartir

Comentarios