Urtubey no descartó sumar a su espacio al conductor de televisión Marcelo Tinelli

Compartir

El gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey insistió que el límite para la conformación del espacio político con Sergio Massa, Juan Schiaretti y Miguel Ángel Pichetto es el kircherismo, pero invitó a otros dirigentes a sumarse a la nueva alternativa. Tampoco descartó sumar a su espacio al animador de TV Marcelo Tinelli, “ya que es un hombre que quiere ayudar y no hay que cerrarle la puerta”.

“Estamos buscando construir un espacio que pretende pasar por arriba esta grieta que está lastimando a los argentinos, construir algo que garantice la gobernabilidad de acá al año que viene y que sea una alternativa superadores con miras a las elecciones”, destacó el mandatario provincial.

El encuentro de los caciques del PJ anti-K, que se había pospuesto por el fallecimiento de José Manuel de la Sota, fue el lanzamiento virtual del armado electoral de los gobernadores, junto al jefe del Frente Renovador, para intentar abrir una tercera vía en 2019: ni macristas ni kirchneristas.

Sin embargo, según Urtubey, con el peronismo no alcanza. “Hay que tratar de que fuerzas nacionales y provinciales puedan ser parte de esta mirada común. Estoy convencido de que para gobernar la Argentina en esta situación se necesita la unidad nacional”, planteó. En la mesa de los “cuatro fantásticos” del PJ anti-K ya sonó el nombre de un alto dirigente del socialismo y un famoso animador de TV.

“Con el gobernador Miguel Lifschitz venimos conversando hace tiempo. El socialismo tiene una historia lejos del peronismo, pero hay que animarse a ser disruptivo y, en un futuro, ver de construir una alternativa juntos”, consideró, y agregó: “La lógica de elección del kirchnerismo es diametral nuestra opuesta a la nuestra y la única manera de resolverlo es en una elección general”.

El salteño y el santafesino compartieron esta semana un seminario organizado por la Cadena de la Soja en Rosario. Allí, coincidieron que la soja es el “motor” que puede poner en marcha el proceso económico argentino.

Urtubey reconoció el caudal de votantes que todavía acompañan a la ex presidente, pero exhortó a los electores en pensar en la Tercera Vía. “Creo que hay una gran parte de la población que simpatiza con Cristina, no estoy de acuerdo, y hay que crear una alternativa superadora”, dijo, y anticipó nuevas incorporaciones al team, que se conocerán dentro de pocos días. “Fuimos conversando con varios gobernadores, la idea es que todos aquellos que quieran participar lo puedan hacer, entendiendo esta mirada de construir de manera distinta a la confrontación”, indicó.

En esa línea, el gobernador no descartó que se sume a este espacio el conductor más popular de la televisión argentina. “Marcelo Tinelli es un ciudadano igual que otros ciudadanos que si tienen vocación de participar lo puede hacer. Me reniego de la idea de que la política es algo oculto y solo para un grupo selecto de personas. Dependerá de él. Hoy meterse en política es difícil para todos”, deslizó.

Aunque ventiló que no charló con Tinelli, abrió una posibilidad. “No hablé abiertamente con él pero si escuché que tiene vocación. Después veamos si puede o no puede. A un hombre que quiere ayudar no hay que cerrarle la puerta”, señaló.
En la vereda opuesta a Pichetto, Urtubey aseguró que Cristina de Kirchner debe ser desaforada a pesar de no tener condenas firmes en su contra. “En términos estructurales creo que hay que eliminar los fueros y en el caso de Cristina de Kirchner yo avanzaría en el desafuero”, remarcó.
El gobernador norteño dijo que los fueros solo deberían existir para para las “decisiones” de Gobierno que pueden generar “controversias”. Urtubey recordó las “cuestiones políticas no judiciables”, que según la jurisprudencia, remite a los “actos” que se “circunscriben a una esfera de decisión que hace a la propia administración de los actos de gobierno” y por lo tanto, no pueden ser reprochados penalmente. “Pero frente a hechos de corrupción no hay ninguna duda”, recalcó.

En otro tramo de la entrevista, cuestionó el salvataje solicitado al FMI, pero admitió que ahora la Argentina debe cumplirlo. “Los acuerdos, más allá de quien gobierne, hay que cumplirlos. No hubiera ido al FMI, pero eso ya pasó. Habrá que ir conversando y renegociando de acuerdo a las necesidades fácticas, pero hay que cumplir los compromisos porque ya hemos probado otro camino y no fue bien”, manifestó.

En esa línea, el mandatario abogó por atender los problemas económicos de los argentinos. “Quiero construir una Argentina donde la política económica supere la especulación de la política cambiara, que se trabaje en economía real”, afirmó, a pesar de que no dio nombres de los economistas que pueden acompañarlo en una eventual gestión.

“Economistas hay muchísimos y el problema que tenemos nosotros es la personalización. No nos salva Messi, necesitamos conducta, equipo y trabajo”, sentenció.

Compartir

Comentarios