Las líneas de colectivos urbanas de pasajeros están al borde del colapso. Algunas tuvieron que pedir concurso preventivo de acreedores como ERSA, otras como Expreso Lomas -que tiene las líneas 112, 165 y 243- hace cinco meses que no funciona y ahora también se agudizaron los problemas en la empresa Línea Expreso Liniers Sociedad Anónima que tiene las líneas 88 y 502.

Con más de cincuenta años de historia, la empresa dueña de la 88, que recorre desde Once hasta Cañuelas, Lobos y Monte, está en riesgo de cierre. Cuentan con 81 unidades y un plantel de 234 trabajadores. Daniel Guolo, apoderado de Línea Expreso Liniers reveló que «la semana pasada estuvimos dos días de paro, porque no pudimos pagar la totalidad de los sueldos a los trabajadores. Tenemos un grave problema en la acreditación de los subsidios que otorga el ministerio de Transporte y la empresa ya lo cuestionó administrativa y jurídicamente».

Transporte agrupa a las líneas de colectivo por recorrido. La 88 integra un grupo junto con la líneas 57, 129, 194 y 195. En diciembre de 2018, se modificó la distribución de subsidios. «Como el 70% de los pasajeros de la línea 88 viaja hasta 27 kilómetros, el subsidio es la mitad. Recibimos $255.000 por coche, mientras otras similares como la línea 57 reciben $700.000», explicó Guolo.

La queja de la empresa es que «la resolución cambió la forma de distribuir las compensaciones tarifarias. Perdimos $600.000 en enero y cada mes se incrementa, no tenemos ganancia, estamos por debajo del costo operativo. Fuimos a la Justicia y nos concedieron una cautelar, pero no se hizo efectiva porque Transporte la recurrió», explicó el apoderado.

En síntesis, cuando llegue el cuarto día hábil del mes de septiembre, la empresa no sabe como hará para pagar los 234 sueldos. «Si esto no se soluciona, probablemente la empresa deje de operar. Lo más injusto es que deja sin transporte a 850.000 pasajeros mensuales. Sería grave que otra empresa que tiene margen de ganancia mucho mayor se termine quedando con las líneas que operamos nosotros. No se si buscan concentrar el sector, pero necesitamos una respuesta urgente».

Leandro Fernández es delegado de Expreso Lomas, que tiene las líneas 165 -que hace Monte Grande y Plaza Miserere-; la 112 que -recorre Lanús y Parque Saavedra- y la 243, que va desde el barrio 9 de abril de Monte Grande a Lomas de Zamora. «El servicio esta paralizado hace cinco meses por un vaciamiento de los dueños que venimos denunciando desde 2011. Somos 400 trabajadores que sobrevivimos cobrando los subsidios adeudados, pero no cobramos julio y sólo un 20% de aguinaldo. Esto afecta a 50.000 pasajeros diarios, junto con los vecinos reclamamos que alguna empresa se haga cargo y hay varios interesados. Esperemos que se resuelva».

NG