Hay una encuesta que disparó las alarmas en la Casa Rosada. Se trata de un sondeo de Satisfacción Política y Opinión Pública (ESPOP) elaborado por la Universidad de San Andrés, correspondiente a marzo de este año, que refleja que el 78% de los consultados para el estudio dicen que están insatisfechos con la marcha general de la situación nacional, ante el inicio del cuarto año de mandato del presidente Mauricio Macri.

El trabajo, fue realizado sobre 1006 encuestados, entre el 26 de febrero y el 7 de marzo, en todo el país, y actualiza los datos cosechados mensualmente sobre imagen y aprobación del Gobierno, nivel de expectativas sobre el futuro, principales preocupaciones para la población, políticos con mejor y peor imagen, intención de voto, escenarios hipotéticos de segunda vuelta y evolución de indecisos.

Ante la pregunta sobre el nivel de satisfacción el 50% dijo estar “muy insatisfecho” y el 28% sostuvo estar “algo insatisfecho”, mientras que el 16% contestó estar “algo satisfecho” y solo el 2% se mostró “muy satisfecho”. Este 18% de satisfacción es “el valor más bajo registrado hasta ahora”, luego de un pico del 53% en noviembre de 2017, luego de las últimas elecciones de medio término.

En la misma línea de trabajo, el 63% dijo que desaprueba la gestión del presidente Mauricio Macri y sólo el 33% la aprueba, en una nueva demarcación del núcleo duro que sostiene a Cambiemos. En el abanico de respuestas contrarias a ese grupo, el 43% dijo que «desaprueba mucho» la gestión, el 20% que “desaprueba algo”, mientras que la aprobación está entre un 26% que valora “algo” y sólo un 7% lo pondera “mucho”.

En los niveles socioeconómicos, el documento revela que la desaprobación llega al 47% en los sectores pobres, al 39% en la clase media y al 30% en la porción más rica de los consultados.

La desaprobación llega al 48% entre los encuestados de 25 a 34 años, del 47% en aquellos que tienen entre 35 y 44 años, y del 45% en los jóvenes de 18 a 24 años. En la franja de 45 a 54 años la desaprobación baja al 40%, en los que tienen 55 a 64 años al 32% y en los mayores de 65 la opinión negativa vuelve a trepar al 39%. Esa geografía de descontentos y apoyos define los siguientes capítulos del trabajo.

Ante la consulta sobre la satisfacción de las políticas públicas del Ejecutivo, el 85% dijo que tiene una «total insatisfacción» sobre la política económica, el 72% sobre la política social, el 75% sobre la política educativa, el 73% en seguridad, el 58% en materia científica, el 66% en temas energéticos, el 69% en cuestiones de salud, el 46% en política exterior y el 47% en obras públicas e infraestructura.

En sentido inverso, esa asignatura del Gobierno tiene un 47% de “total satisfacción”. Esta categoría aporta un 36% para a política exterior y varía del 26 al 21% en los demás aspectos, aunque toca el piso del 11% cuando habla sobre la política económica.

Ante el pedido para que cada encuestado diga cuáles son los principales problemas que afectan al país, el menú de repuestas públicas arrojó que el 54% idenfica a la inflación, el 40% a la inseguridad, el 36% a la falta de trabajo, el 26% a la pobrea, el 24% a la corrupción, el 21% a “los políticos”, el 20% a los bajos salarios, el 17% a la educación, el mismo porcentaje a la Justicia, el 16% al endeudamiento externo y el 12% al narcotráfico.

En el contraste del inicio de la gestión de Macri con el presente, el 65% consideró que está peor que antes, mientras que el 35% considera que la situación del país empeorará dentro de un año.

En el plano de las esperanzas, sólo el 23% opina que mejorará y el 24% considera que estará igual. Ese grupo, en la retrospectiva comparada con el inicio de Cambiemos en el poder, sólo el 12% consideró que estaba mejor y el 15% que «igual» que entonces.

El muestro electoral arranca con una consulta a los encuestados para que contesten si seguro votarían, podrían votarlo o nunca votarían a los precandidatos que manifestaron su intención de postularse a las próximas presidenciales del octubre.

Macri tiene un 52% de encuestados que “nunca lo votarían”, un 26% que “podría votarlo y un 14% que seguro lo elegiría. La ex presidenta Cristina Fernandez de Kirchner registra un 62% que “nunca” la votaría, un 15% que seguro lo haría y un 15% que podría hacerlo.

En tercer lugar aparece el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna: el 35% dice que “nunca” lo elegiría, un 30% que podría hacerlo y un 6% que dice que seguramente lo haría.

El líder del Frente Renovador y ex intendente de Tigre y ex ministro de CFK, Sergio Massa, en cuarto orden, tiene un 59% de encuestados que “nunca” optarían por él, un 23% que podría hacerlo y un 4% que seguro pondría su voto en la urna.

Dentro de las proyecciones electorales surge un dato que confirma el peso que tendrán los indecisos en la primera vuelta, porque el 28% de los consultados dice que no sabe cuando son preguntados sobre por quién votarían si los comicios fueran hoy. En segundo lugar aparece Macri con el 24%, CFK con el 23%, Lavagna con el 11%, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey con el 6% y Massa con el 5%. El diputado salteño Alfredo Olmedo tiene el 3% de las opciones a su favor.

La última hipótesis del estudio busca construir dos fotos a partir de una segunda vuelta: Macri versus Cristina y versus Lavagna. En el primer caso las respuestas indican que Macri concentra el 45,6% frente a CFK que registra el 33,1%. En la segunda hipótesis, el líder del PRO baja al 30,3% de las respuestas, mientras que Lavagna llega al 38%.

En ambos escenarios el rol de los indecisos sigue siendo determinante, porque en la pelea Macri/CFK un 21% no sabe qué haría y en la confrontación Macri/Lavagna esa porción trepa al 31,6%.

NG