Según un informe realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) y el Instituto de Proyección Ciudadana, se registró que en la Ciudad de Buenos Aires y el GBA cayó con fuerza el consumo de carne pisando casi el 50% y otro tanto pasó con los medicamentos, mientras que subió la compra de fideos, harinas y arroz.


De acuerdo al estudio, “durante los meses de diciembre y enero continuó la caída en el consumo especialmente en carnes, combustibles y recreación”.
Además, el relevamiento indicó, “considerando la evolución de los consumos por nivel de ingresos, un comportamiento diferencial entre estratos, siendo el nivel socioeconómico bajo el que más disminuyó el consumo en todos los rubros considerados”.

El trabajo del CEPA y el IPC remarcó la «propensión a reconfigurar el consumo en términos de hidratos de carbono, relativamente más baratos y por otro lado el incremento estacional del consumo de frutas y verduras propio del verano”.

En cifras, el estudio dice que el 35% de los participantes de la encuesta disminuyeron el consumo de lácteos, el 48% el de carnes, 24% frutas y verduras, 44% gaseosas, jugos y soda, 63% salidas y esparcimiento, 41% combustible, 23% medicamentos y 15% fideos, harinas y arroz.

En tanto, solo el 9% aumentó su consumo de carne, lácteos, gaseosas, mientras que el 8 por ciento subió su consumo de combustible.
En el mismo sentido, los rubros donde más crecieron las compras fueron los de fideos, harinas y arroz (13%) y frutas y verduras (14%).

NG